domingo, 18 de abril de 2010

NOS VAMOS A HACER PUÑETAS

Todo tiene un principio y un final. Ha llegado el momento de dar por terminadas estas “Paridas Grillescas”. Comenzábamos a escribir en internet allá por mayo de 2002 a modo de Pepito Grillo hasta que quince meses más tarde nació Juan Puñetas, más irónico, fresco, incisivo y original. Tras un año de ir creándose el personaje en dos bitácoras de grato recuerdo, “Bitácora grillesca” y “Bitácora de paridas”, se hizo definitivamente adulto en estas “Paridas Grillescas” nacidas el 1 de septiembre de 2004. Son ocho años de “bitacoreo” y unas 800 entradas o artículos aproximadamente. Tiempo y temas suficientes para abarcar una visión bastante ácida y precisa sobre lo que ha ocurrido en estos años. Tememos repetirnos más que el ajo y tenemos la sensación de haber cubierto ya un largo ciclo. Cada vez cuesta más trabajo llenar un folio en blanco. El personaje Juan Puñetas, en cuanto hacedor de paridas, ha dado ya de sí todo lo que podía dar. Su creador busca aires nuevos, un tiempo de reflexión, horas para proseguir con otros trabajos interneteros y blogueros, tanto a nivel personal como profesional.

sábado, 10 de abril de 2010

ABORTO: GANGAS Y OFERTAS


Carné joven

Úsalo para todo

Abortos cual saldos

No sabe, no contesta

jueves, 8 de abril de 2010

INVESTIGACIÓN SEMANA-SANTERA (2 de 2)

• En efecto, hay una calle en Bornos (Cádiz), que se llama Avda Alcalde Juan Sevillano. O sea, que como decía El Mundo, allá por el 2002, sus feligreses del partido (en realidad, él mismo) le dedicaron una calle. Como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como.

• Observo también que sigue existiendo la calle San Jerónimo. Lo cual, supongo, habrá alegrado al Santo.

• Compruebo que  (ver Cádiz-Bornos) “Juan Sevillano (PSOE) dimitió de su cargo de alcalde en 2002 tras ser condenado a seis años de inhabilitación por prevaricación. Sevillano concedió licencias de obras en suelo no edificable a personas a las que él mismo había vendido terrenos”.

• El señor Sevillano se vio obligado, por imperativo legal, a no presentarse como alcalde en las siguientes elecciones de 2003. En ellas salió ganador el PP, que gobernó en coalición con el PA. Mientras tanto, el señor Sevillano siguió en el pueblo como Secretario de la agrupación local del PSOE. Como jefe, vamos. Moviendo los hilos. Encuentro en la internet que, por ejemplo, en 2007 denuncia al alcalde de Bornos, del PP, ante el Fiscal Anticorrupción por la venta de suelo. Por las fechas de la noticia se observa que estamos en plena campaña electoral ante las elecciones municipales, donde se volvía a presentar de nuevo el alcalde anterior.

• No debió prosperar la denuncia o todavía no hay sentencia (la justicia nunca tiene prisa). Lo cierto es que el alcalde pepero revalidó la confianza mayoritaria del pueblo, aunque sigue gobernando en minoría. Por eso, en 2008 don Sevillano intenta quitarlo de en medio usando una estrategia más politiquera que la anterior: una moción de censura. Ha pasado algo más de un año desde las elecciones municipales. Los otros partidos no están por la labor… mientras siga manejando los hilos el ex Juan Sevillano.

• Cuando te vas (o te echan) de la silla, retornar es más difícil. El actual alcalde del PP de Bornos, Fernando García, es también senador por Cádiz. O sea, que el rival de don Sevillano es ahora un pez más gordo. Y, encima, su partido lo presenta de nuevo a las municipales de 2011, donde  don Juan ya podrá presentarse a alcalde. ¿Lo hará? ¿Ganará? La batalla amenaza ser muy dura… Estaremos atentos al folletín.

• Don Juan Sevillano, a pesar de la condena, no está solo. Ni en su pueblo, ni en el Psoe provincial y andaluz. Lo hemos encontrado en la lista (en el PDF) de los 52 delegados psocialistas que representaron al PSOE de Cádiz en el reciente Congreso regional donde el señor Griñán –aparentemente- se quedó con las manos libres para cortar el bacalao en la Junta y en el Partido. Está clarísimo que los partidos no dejan en la estacada (si es que son como una madre) a sus miembros díscolos y ovejitas negras. Una manera tiernísima y edificante de entender la ética política. (Véase la trama Gurtel o al señorito Matas, ambos casos en la otra acera).

• Y a todo esto, ¿quién demonios es nuestro prohombre? ¿Cuál es su biografía? ¿En qué trabaja, qué ha estudiado, a qué dedica su tiempo libre don Juan Sevillano? Pues, oiga, no es fácil saberlo.  (Sólo sé que algunos paisanos ya se metían con él cuando era alcalde). Parece que antes del PSOE militó en el aquel PTE comunista-revolucionario que luego se pasó de coz y hoz al psocialismo, donde se iba a vivir mucho mejor. Pero ni este dato lo he podido confirmar completamente. Y es que tras mucho buscar y rebuscar en la interné no he visto ni una sola referencia personal del camarada. Como si se lo hubiera tragado la tierra, sólo que estar, está. Y bien amarradito. Lo mismo regresa pronto a la alcaldía de Bornos. Y con la venia de San Jerónimo…


miércoles, 7 de abril de 2010

INVESTIGACIÓN SEMANA-SANTERA (1 de 2)

En la Semana Santa vacacional le dio al Puñetas por repasar algunos archivos informáticos donde guarda sus primeros escritos en la internet, allá por el 2002, publicados en una paginilla web bastante cutre, ya desaparecida. De entre aquellas primeras paridas me llamó la atención una titulada: MI CAAAAAAALLEEEEEE. Allí se contaban unas cosas nada originales: un alcalde condenado en firme por prevaricación, con licencias de obras y recalificaciones urbanísticas de por medio. Lo de siempre. Pero en la noticia se decía algo llamativo: el partido del alcalde sentenciado e inhabilitado, pocos días después, decide cambiar el nombre de una calle del pueblo por el de… sí, sí, por el nombre del alcalde juzgado y condenado. Con dos bemoles. Con un par. Con los cataplines bien puestos.

Mi primera reacción, tras la relectura de aquella entrada, ha vuelto a ser de incredulidad. Quizás entonces el periódico mintió, quizás lo del cambio de calle fue una broma… Dispuesto a averiguar algo al respecto, me disfracé de inspector Méndez y dediqué toda una tarde a investigar en la interné sobre el particular. Ya han pasado 8 años de aquella noticia. ¿Qué ha sido del alcalde condenado y de su hipotética calle? Aquí están los resultados de la investigación, si internet no miente, claro…

16 de septiembre de 2002.  El Puñetas escribe el siguiente artículo:

MI CAAAAAAALLEEEEEEEE.

"Tribunal Supremo de no sé qué. Sentencia: condeno y condenamos al Ilustrísimo Señor don Juan Sevillano por un delito de prevaricación, estimando probado que el Excelentísimo Señor Alcalde ha aprovechado las ventajas que le ofrecía su posición política para beneficiarse haciendo negocios particulares; esto es, vendiendo parcelas a las que después concedió licencias de obras sin deber dada su calificación urbanística. (Recogido más o menos literalmente del diario EL MUNDO).

El mencionado ingeniero financiero, además de político sagaz, era alcalde del pueblo andaluz de Bornos y llevaba en la poltronilla (seguro que con un enorme sacrificio personal y económico) ininterrumpidamente desde 1979 hasta el pasado 12 de junio de 2002, fecha en que ya le fallaron las fuerzas y ganas y lo tuvo que dejar. (Bueno, seamos justos: también influyó un poquitín la sentencia en firme del Supremo).

Total, que esta historia no dejaría de tener un final de lo más aburrido y cotidiano si no fuese porque su partidín (llamado en esta ocasión pesoín) decide días más tarde, concretamente el 9 de julio, cuando aún está caliente el cuerpo sin vida alcaldil de don Juan, el ex, decide –digo- cambiar el nombre de la calle principal del pueblo, llamada hasta ahora de “San Jerónimo” para que a partir de ahora lleve el nombre de….

adivina, adivinanza...

...”llevará a partir de ahora el nombre de Juan Sevillano, ex alcalde socialista inhabilitado por el Tribunal Supremo para cargo público por prevaricar. Así lo aprobó el 9 de julio la comisión de gobierno municipal presidida por el alcalde accidental José Luis Ramírez. Según el texto de la propuesta, se tuvieron en cuenta los méritos contraídos por Sevillano en su etapa como alcalde”. (EL MUNDO).

¿A que es divertido y muuuu original? A mí esto de que las calles se llamen San Juan, San Matías, Chopin, Avda de la Constitución y otras hierbas anodinas es que me parece típico de gente sin gracia, aburrida y plasta. ¿No quedan mejor nombres como: calle Drácula, calle La Tormenta Perfecta, calle Juanillo el Tempranillo, calle Marilyn Monroe, calle Doctor Muerte, calle Juan Guerra, calle El Cachondeo, avda La Cabra Loca, etc, etc? ¿Para cuándo una total revisión de los callejeros de este país, naturalmente atendiendo a las peculiaridades y personalidades autonómico-culturales? Siento que en Bornos me hayan pillado la delantera en tan ingeniosa propuesta. Claro que más lo debe sentir San Jerónimo…"


1 de abril de 2010.  El Puñetas dedica una tarde a investigar el estado de la cuestión y he aquí lo averiguado. (Continuará mañana)


domingo, 4 de abril de 2010

BARRA LIBRE QUE PAGA EL CONTRIBUYENTE


La revista “Deportistas”, editada por la Federación Española de Municipios y Provincias, en  su  nº 32 de febrero/marzo de 2010,  informa que “El Consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía presentó en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) celebrada en enero en Madrid los grandes eventos deportivos que albergará la región en 2010”.  Acto seguido se desglosan algunos de los eventos más importantes: el Open de España de golf en Sevilla, el Open de Golf Andalucía en Málaga, el Gran Premio de Motociclismo de Jerez, el Torneo Andalucía Tennis Experience…

Hasta aquí todo perfecto, maravilloso y olé los buenos gestores y políticos que se lo curran para que el nombre de Andalucía traspase Despeñaperros, los Pirineos, el Atlántico y lo que haga falta. La primera cruel pregunta que se hace el humilde contribuyente un poco crítico es la siguiente: ¿El papelón de las Administraciones Públicas –sean Centrales, Autonómicas o Locales- es organizar torneos de tenis, carreras de caballos, mundiales, olimpiadas y otros hierbajos? Porque no parece que ese deba ser su cometido. Y la segunda preguntilla igual de  cruel: ¿De dónde sale la pasta para pagar estos fastos? Porque el Consejero y la patulea de gente que trabaja en la Consejería no pondrán un duro de su bolsillo, eso seguro…

La primera sospecha, a bote pronto, es que nuestros administradores públicos confunden churras con merinas y torneos de golf con sanidad pública de calidad. Confunden propaganda y  gestión de los intereses públicos. La segunda sospecha, aún más gorda y cierta, es que los paganos de todos estos eventos tan chiripitifláuticos  seremos los contribuyentes, los curritos y currantes mayormente. Y esto será así porque casi todo el parné de los fastos y fiestas deportivescas que se anuncian procederá de las arcas públicas. Evidentemente, el que algo quiere, algo le cuesta. Y si los andalucitos queremos que nuestra tierra sea conocida en el mundo mundial y que vengan millones de turistas a ella a tomar lonchas de jamón de Jabugo, fino de Jerez, boquerones de Málaga,  a ver la Alhambra y la Mezquita y, en fin, todas las cosas buenas que hay por estas tierras, para ello lo mejor es que todos nos aflojemos el bolsillo y contribuyamos con nuestros impuestos a semejante obra de caridad. Porque, al final, de tanto ir y venir turistas por los aeropuertos, carreteras y estaciones de tren, los auténticos beneficiarios seremos “todos” los andalucitos. Desde el que vende melones en el mercadillo de los miércoles al policía que multa por aparcar en cuarta fila pasando por el fabricante de persianas de última generación. “Todos” seremos beneficarios., ji, ji. (Continúe, querido lector, con las risas).

Atentos a la explicación de porqué se organiza con pasta gansa mayoritariamente pública este tinglado deportivo-turístico-comercial: “La captación y organización de grandes eventos deportivos constituyen una prioridad dentro del Plan de Marketing turístico porque están íntimamente unidos a la puesta en valor del territorio y promueven la generación de rentabilidad turística para nuestros empresarios”. Más claro, el agua turbia.

Para organizar el tinglado, la Junta ha implantado un nuevo modelo de gestión consistente en la creación de eventos que incorporan en el nombre la marca “Andalucía” en lugar de patrocinar citas deportivas ya existentes, aunque eso no lo veo nada claro en el caso de la Vuelta Ciclista a España o el Campeonato motero de Jerez, pero en fin... Mas como estos chicos de la Junta Andalusí tienen la autoestima muy elevada -30 años chupando del bote gubernamental aportan muchas vitaminas al ego politiqueril- no pierden ocasión para señalar que su nuevo modelo ya está siendo estudiado por otras comunidades autónomas, es decir, que el modelo es magnífico ya que colegas de otras latitudes están perdiendo el culo por imitarlo. Sí, alguna iniciativa privada –empresarios amigos, mayormente- colaborará en el gasto pero el plato fuerte lo pagará el sufrido ciudadano que ve como con sus impuestos se abona o subvenciona ya casi todo. ¡Barra libre que paga el contribuyente a través del IRPF, el IVA, el IBI, el canon, los impuestos especiales, las tasas, las multas de tráfico y lo que nos inventemos en el futuro! 

Nunca pudimos imaginar que el famoso “Estado del Bienestar” consistiese en pagar a mansalva a un montón de gente que no tiene ninguna utilidad pública o que con el dinero de los impuestos se pagasen actividades privadísimas que deberían correr a cargo exclusivamente de quienes las realizan. Claro, luego no hay dinero para todo y hay que empezar a congelar sueldos, prestaciones sociales, subir IVAS, reducir puestos de trabajo (sobre todo los que atienden directamente a los ciudadanos), aumentar la edad de jubilación y otras menudencias. Todo menos dar un par de fuertes y radicales tijeretazos para cortar por lo sano: el dinero de los impuestos a lo fundamental (sanidad, educación, justicia, seguridad y administración pública) y todo lo demás que lo pague cada cual de su bolsillo. De paso algunos desgraciaos tendrían algo más de parné en el monedero y lo mismo podrían llegar a fin de mes con cierta holgura, decidiendo por ellos mismos donde se gastan su pasta en vez de que ahora lo decidan los tropecientos mil politiquillos que tienen por encima. ¡A ver, cocina, unos miles de eurillos para la cría del camarón en aguas del Estrecho! ¡Marchando otros miles de euros para que la Serena Williams venga a Marbella a pegar raquetazos! ¡Pues yo quiero una subvención para la ONG de mi primo, “Salvemos el botijo”! Y así hasta agotar el presupuesto, endeudarnos hasta las orejas, encima tener más paro que nadie e ir de cabeza hacia la bancarrota. ¡Bravo! (Ahora, lector, es cuando toca aplaudir la diarrea y melopea de estos genios de lo “público”).

“Nuestro modelo supone compartir riesgos y beneficios, en un sistema de lealtad, confianza mutua y suma de esfuerzos  con el sector privado para ser algo más que la sede de la competición”. ¡Olé el piquito de oro! ¡Olé la confraternización universal con un sector privado que hace aguas por todo el Mediterráneo gracias a que la Junta de Andalucía es el mayor empleador de toda la comunidad, bien a través de sus ramas administrativas, bien a través de sus ramas clientelares, bien a través de sus innumerables empresas públicas para usos privadísimos! En realidad quien pone casi todo el riesgo en los eventos (o sea, los dineritis) son los contribuyentes, auténticos mindundis de este modelo de gestión basado en el clásico dicho del “todos pagan y algunos se lo llevan calentito”. Bueno, eso de que “todos pagan” tampoco es cierto porque el fraude fiscal es de aúpa y el dinero negro, oh la lá.

Pero no seamos demagogos ni recelosos. Las cuentas están claras: “Andalucía acogió el año pasado 350 acontecimientos deportivos que supusieron un retorno económico de 120 millones de euros, reunieron a más de medio millón de espectadores y alcanzaron una repercusión mediática de 100 millones de personas”. ¡Ele las cuentas bien contadas! Sólo un pero: ¿cuánto costaron esos 350 acontecimientos deportivos, desglosados en dinero aportado por el erario público y por el sector privado? Ah, que todavía están haciendo las cuentas… Menudos cuentistas…