lunes, 30 de noviembre de 2009

EL VENDEDOR VENDIDO

-Buenas tardes, señor. ¿Quiere que le informe de algo? ¿Está interesado en algún modelo en concreto? ¿Desea acogerse a la promoción del mes?
-Pues… yo… afuera está lloviendo en plan diluvio universal y he entrado aquí a esperar que escampe. Simplemente estoy curioseando…
-¿Algún televisor de última generación? Precisamente hoy acaban de llegar unos de China a precios súper baratos…
-Ya tengo televisor. Le decía que sólo estaba curioseando…
-Le entiendo, señor, pero a mí me pagan por informar a los clientes para que compren con calidad y buenos precios.
-Sí, ya sé cual es su función pero le decía que simplemente…
-Veo que se le van los ojillos por nuestros monitores de ordenador. ¿Desea que le informe sobre las diferentes marcas y modelos?
-Bueno, ya que estoy aquí, quizás no sea mala idea charlar con usted un ratito y que me aconseje sobre cual es el mejor monitor para mi ordenador. Estoy pensando en cambiar el mío, más antiguo que el baúl de la Piquer.
-También tenemos el baúl ese, por si le interesa…

(Aquel dependiente tan pelmazo trabajaba en unos grandes almacenes de fama internacional. Se notaba que había sido adiestrado muy tenazmente en la caza y captura del cliente. Agarrada su presa –aunque estuviese allí por casualidad- iba a ser difícil salir ileso de la situación. ¿Quién no tiene algo que comprar, anda tras un regalo o se deja llevar por unos minutos de debilidad y se permite un caprichito? El tipo era joven, bien trajeado, agresivo comercialmente aunque muy educado. Yo debía ser su próxima víctima propiciatoria…).

-Olvídese del baúl. ¿Por qué no me informa sobre lo último de lo último en monitores de HD? Quién sabe si me da la ventolera...
-Precisamente ha dado usted con el comercial más adecuado. Puedo informarle con detalle de lo mejor de lo mejor pero, yendo al grano, yo me quedaría con este BOC de alta gama. Tiene 23 pulgadas y ya ve como se ve: de maravilla. Además, tiene un precio muy asequible. Sólo 200 euros, que podrá pagar en 12 cómodos plazos y sin intereses.
-Demasiado barato. Yo buscaría algo de más calidad…
-Bueno, si puede estirarse en el presupuesto yo me inclinaría por este GL de 24 pulgadas donde la nitidez y la calidad de imagen es difícilmente superable. Aunque, si ya prefiere irse a lo más alto de la gama le recomiendo este PH, con él podrá flipar todo lo que quiera. Lo puede poner en vertical, en horizontal y la luminosidad se auto regula con una célula fotoeléctrica que tiene en la webcam. El GL vale 330 euros y éste PH le sale por 430, pero quizás le merezca la pena si usted busca la máxima calidad y el mayor confort para sus ojos…
-Pues no parece mal trasto, oiga… ¿Y también lo puedo pagar a plazos y sin intereses?
-Sí, claro. Es un modelo que se está vendiendo mucho, casi nos lo quitan de las manos porque no hay nada en el mercado que, a ese precio, le supere. Le alabo el gusto por escogerlo. Precisamente yo tengo uno en casa desde la semana pasada y le puedo asegurar que es una gozada navegar por internet o ver las fotos familiares o una película. Una maravilla, señor.

(El tipo era listo, sin duda. O sus jefes le habían preparado a conciencia. Halagaba mi ego, me equiparaba a los mejores clientes y a él mismo y las condiciones de venta eran buenísimas. Pero uno es un comprador bastante tiquismiquis…)

-Me gusta, sí que me gusta… pero quisiera más información técnica. No sé, especificaciones de color, datos sobre el consumo, conocer si cumple la normativa de cero mercurio o halógenos… Ya sabe, esas cosas de las que nadie informa porque no tiene ni idea…
-Ejem…., bueno, eso ya son palabras mayores… Comprenderá que yo no puedo saber las características técnicas de todos los modelos…
-Bueno, usted me ha dicho que era el comercial más adecuado en esto de los monitores…
-Y lo soy, señor, pero yo también tengo mis limitaciones… Los monitores entran por los ojos y los clientes no suelen preguntar esas cosas. Se fían de nuestra palabra y de nuestra información y si no quedan satisfechos, ya sabe, le devolvemos su dinero…
-Ya, pero es que yo soy bastante especial para estas cosas, ¿entiende? Me gusta comprar poco pero a conciencia, sabiendo lo que compro para adaptarlo a mis necesidades y gustos. ¿No tendría algún folleto explicativo emitido por el fabricante y que diga algo sustantivo?
-Qué va, señor. Fabrican tantos modelos diferentes que ya pasan del tema. Quizás en la internet consiga alguna referencia determinada pero no es fácil ni fiable… Me temo que tiene usted que hacer un acto de fe. En esta compra y en otras muchas. Con nosotros tiene la garantía de probar y de devolver…
-Entonces, ¿no puede informarme de más cosas del monitor aparte las que se ven a simple vista?
-Usted lo ha dicho, 24 pulgadas, 3 puertos USB, garantía de un año y un color negro cromado muy bonito…
-Pero al menos podrá decirme el modelo concreto de monitor…
-Ah, eso sí, espere que miremos por la carcasa… Sí, el modelo PT7456mc. Fácil, ¿verdad?
-Sí, veo que los fabricantes no se estrujan mucho el cerebro poniéndole nombres llamativos y recordables a sus aparatos. Igual que fabrican monitores u otros artefactos, podrían fabricar chicles, chupetes o patatas de plástico. Pero, ¿me ha dicho el PT7456mc?
-Creo que sí… ¿Voy preparando la factura?
-Pues va a ser que no, amigo. Ahora que recuerdo este modelo pesa 9,89 kilos, por lo que es demasiado pesado para lo que busco; su resolución en diagonal es de 1920 por 1080 cuando yo quiero un 1920 por 1200 puntos; tiene un brillo de 400 cd/m2 que es de lo mejorcito del mercado pero a precio de oro; su contraste dinámico tiene una ratio de 3000 a 1. Bastante mejorable, oiga. Su tiempo de respuesta de 3 ms no está mal pero busco un 2 ms. Sus altavoces, eso sí, son muy contundentes, con 3 W RMS escalofriantes pero no me interesan, ya tengo unos separados que son la leche. Dispone de conexiones HDMI, VGA y audio IN pero mi ordenador precisa la DVI, que le falta. Como usted decía, puede pivotar y es regulable en altura pero todas estas virguerías le acercan a un consumo de 70 W, demasiado para mi maltrecha economía. ¿Quiere que le informe de algo más, señor?
-Ejem…

(Al pobre comercial se le iba y venía un color detrás de otro. Parecía otro monitor más de la exposición. Aquel cliente que tenía enfrente le había salido respondón…)

-¿Y cómo sabe usted todo eso?
-Amigo mío, porque yo hago lo que ni sus jefes ni ustedes hacen: informarme previamente antes de comprar. Para no comprar a tontas y a locas, para hacerlo con la mejor relación calidad/precio y en aquello que realmente necesito. Siento decirle que cada vez que voy a comprar algo, sea un coche, un colchón, un mueble, un equipo de música, un libro o una medicina, sé mucho más de estos productos que los propios vendedores. Es una de las revoluciones de hoy día, una sociedad de la información donde los que sabemos algo  podemos encontrar la información precisa de casi todo. En internet, en las revistas de consumidores, en los manuales públicos de los laboratorios donde se hacen pruebas comparativas... Como es lógico, nunca me verá comprando en una tienda de los chinos porque en ellas sólo venden mierdas que duran lo que un suspiro pero, sobre todo, soy lo que se llama un consumidor responsable. Por eso mismo compro poco pero a conciencia. Soy el enemigo público número uno de los fabricantes y vendedores. Yo también diría que de los publicistas, a los que tomo por ignorantes, y a los gobiernos, que pretenden que compre y compre para que el PIB y el POB vaya para arriba como si todo consistiese en consumir y consumir. La sociedad del despilfarro, ya sabe… Hubo un tiempo en que las lavadoras, frigoríficos, televisores, coches, etc duraban más de 20 años. Hoy nos venden basura con mucho aparataje pero con fecha de caducidad a cortísimo plazo. Lo mío, simplemente, es una manera tontorrona de enfrentarme a esta forma tan abstrusa y torpe de desarrollo económico. No, no es lo que ZP o un tal ministro Sebastián llaman “economía sostenible”. Simplemente es “economía responsable”. Me cuesta mis dolores de cabeza pero me evito bastantes tomaduras de pelo y timos de la estampita. Ah, parece que ha dejado de llover… Ha sido un placer hablar con usted, señor mío. Muchas gracias y buena suerte…

(Un día de éstos volveré por allí a ver qué otra cosa pretenden venderme como si yo fuese tonto de capirote. Presiento que esta vez va a ser una lavadora…).

miércoles, 25 de noviembre de 2009

LA LIBERTAD DE LOS PERIFÉRICOS



Si hay algo que está cabreando sobremanera al Puñetas respecto al Estado de las Autonomías es que los diferentes gobiernos de éstas siempre salen de rositas en cualquier ocasión o circunstancia. Todos los varapalos de lo que ocurre en el Estado van dirigidos siempre al gobierno central, como si en realidad sólo fuese éste quien corta el bacalao en el país. Los diferentes poderes autonómicos han conseguido la cuadratura del círculo: sólo aparecen en las elecciones y para pedir pasta al Estado. Cuando vienen duras (casi siempre) quienes reciben todos los tortazos y concitan toda la responsabilidad son quienes gobiernan “desde Madrid”. Los más de 4 millones de parados parezca que sólo competen a Zapatero y sus cuates. De esa cantidad un milloncejo de nada son andaluces y alguna cuota debería de corresponderle al gobierno andaluz. Pues no… Para estos asuntos, no existe ni se le espera. El déficit público es galopante pero la responsabilidad exclusiva recae también exclusivamente en el gobierno central como si los señoritos que mangonean en los 17 rincones de Spain no tuviesen nada que ver con el asunto. Así es facilísimo gobernar, oiga.

A crear esta imagen completamente falseada de la realidad contribuyen los medios informativos “nacionales” que, radicados en Madrid, se ocupan sobre todo de la política “nacional” (gobierno central, Parlamento, etc) mientras que sólo se preocupan de la periferia cuando se produce un hecho luctuoso, corrupto o simpático. A su vez, los medios provinciales y autonómicos, al estar más cercanos al poder del terruño, se lo piensan mucho a la hora de linformar críticamente por aquello de que la presencia gubernamental local y autonómica les controla  más de cerca, de manera que el personal (que, además, se informa poco y casi siempre a través de los medios televisivos) acaba por estar en la inopia. Se da así la paradoja de que Periquillo Tuercebotas, ciudadano insigne de este país llamado no se sabe qué, conoce al dedillo los modelitos que cada día luce la vicepresidenta de la Vega/Vogue mientras que no sabe quién demonios le saca los cuartos y le rige su vida más cotidiana, sea en Hacienda, Educación o Sanidad. Periquillo sabe más del personaje Obama que del presidente de su Comunidad Autónoma. Así, ya digo, da gusto gobernar…

Si los dos casos que voy a referir a continuación tuvieran lugar en Madrid, tengan la seguridad de que hasta en las Bahamas se habrían enterado del percal, pero ocurren en la periferia autonómica así que de ellos sólo se han enterado los de siempre: los cuatro gatos que leen habitualmente con lupa al tiempo que se tapan la nariz con los dedos.

Cataluña. Una iniciativa popular quiere prohibir los toros en aquel terruño y, como es lógico, el Parlamento se ha puesto manos a la obra. A 180.000 firmas de gente a la que les da asco los toros, los políticos catalanes no pueden hacerle ascos, valga la redundancia y el cachondeo. Y es que son la mar de demócratas, los tíos. Claro que sólo en aquellos temas que les da la gana, pero eso es lógico pues nadie tira piedras contra su propio tejado, ¿no? Como más o menos la población mayor de edad en Cataluña debe rondar esos 180.000 ciudadanos cabreados con los toros (es que, señores,  les obligan a acudir a los ruedos cada vez que José Tomas torea allí!), de Montilla al último mono que trabaja en el Parlamento se han puesto manos a la prohibición. "Lo único que hace falta es que voten en conciencia y con sentido común, porque las estadísticas ya prueban que ni en Catalunya ni en España hay afición al toreo" –ha manifestado una tontaelhaba, dirigiéndose a los parlamentarios. Los amantes del toreo que se jodan por canallas y asesinos. Al fin y al cabo, la libertad es esto: que los que no aman la del vecino se la impongan con el más sonoro de los recochineos. En el futuro quizás prohíban el circo, el fútbol o el bingo, pero eso sí, siempre haciéndolo en nombre del pueblo, de la libertad y de la democracia, faltaría más. Claro que esto lo pueden hacer porque se trata de un Parlamento periférico y en un lugar que no es Madrid. Si la misma idea se les hubiera ocurrido a los que andan por el centro de la meseta, a estas horas ya habrían salido para el exilio tachados de cavernícolas, déspotas, fascistas y otros bellos adjetivos.

País Vasco.  Ahora no mandan ellos. Se supone, pero actúan igual que si el terruño fuese de su propiedad. El Peneuve acaba de sacar toda su artillería pesada (más bien pelmaza) criticando por tierra, mar y aire el nombramiento del nuevo obispo de San Sebastián. ¿Y qué pinta un partido político metiendo baza en una decisión de la Iglesia, en unos tiempos en que se supone que cada uno anda por su lado autónomamente? Pues está muy claro: todo lo que se mueva en el País Vasco tiene que pasar por el nihil obstat del PNV. Gobierne o no, ande de copichuelas o esté rezando en misa de doce. Se supone que la Iglesia es una institución privada que puede hacer de su capa un sayo en todo aquello que sea de su incumbencia, incluyendo los nombramientos de la jerarquía, pero esa presunción no entra en las obtusas mentes de los jefes y subalternos del PNV, que además de estar en misa quieren también tocar y repicar las campanas. ¿Acaso ellos, en justa reciprocidad, se dejan influir por la Iglesia al confeccionar las listas electorales o sus gobiernos? Esta feroz crítica, en la que el trigo debería estar separado de la paja, demuestra a las claras que al PNV la libertad ajena le importa tres pepinos. A lo mejor es que pensaban que el elegido debería haber sido el Padre Arzalluz, un suponé, y por eso se han cabreado tanto. Ahora, hagan este ejercicio de imaginación: si esta sandez de inmiscuirse en asuntos que no le competen la hubiera hecho en Madrid el Gobierno zapatético o la oposición rajounera, medio país –empezando por los alegres feligreses del PNV- se habría levantado en armas llamándoles de todo…

Total, que no hay nada como vivir en la periferia, alejado de los focos mediáticos, para tener bula y hacer uno –si es gobernante o aspirante- de su capa un sayo. Quiero decir, imponer a los demás sus santos bemoles sin que los cimientos de Papaíto Estado se conmuevan lo más mínimo ya que el susodicho sólo "vive" y "siente" en "Madrid".  Eso sí, todo lo que hacen, coaccionan y prohíben estos libertarios de pacotilla está siempre dentro del más absoluto y escrupuloso respeto a la democracia, la tolerancia, la libertad y patatín patatán. Y, además, lo hacen en nombre del Pueblo y del Padre en el que habitualmente  se ciscan todos los días.     

domingo, 22 de noviembre de 2009

LAS MISERIA DEL CAMPO Y EL CAMPO DE LA MISERIA



Decía un maestro que tuve en la niñez que sobre el sector primario se levantan todas las riquezas. Aquella frase se me quedó bien grabada pese a que por entonces era un rapaz que no se enteraba de nada de lo que sucedía a su alrededor. Muchas veces, conforme fueron creciendo mis huesazos y mi cerebrillo, recordé aquella frase. La prueba evidente de que no andaba muy descaminado aquel profe era que, en cuento podían, los campesinos y labradores se largaban a la ciudad dejando el campo abandonado; que los pescadores dejaban el mar si les salía algún trabajillo en tierra firme, fuese en la construcción o en cualquier pequeña industria; que los ganaderos mandaban al carajo a sus animalitos con tal de pelearse con los animales de dos patas de la ciudad. En fin, que los mineros salían a la luz en cuanto alguien les ofrecía un trabajo menos peligroso y más digno.

Las sociedades más avanzadas han ido disminuyendo su sector primario a lo largo del siglo XX. Muchos profesores cuentistas –nada que ver con aquel de mi niñez- me contaron diversas milongas sobre la pérdida de peso del sector primario: que si la introducción de las máquinas, que si los sectores secundario y terciario son más importantes, que éstos necesitan mucha más mano de obra. Cuentos chinos. La gente ha ido abandonando el campo, la mar, la ganadería y la mina por hartazgo. Asquerosamente hartos de trabajar mucho y de ganar poco, siendo ellos los que obtienen las riquezas de la naturaleza sobre las que luego otros se llevan todas las plusvalías dejándoles a ellos sólo las migajas. Así que, a la menor oportunidad, se largan para vivir mejor, trabajar menos, ganar más dinero. Y lo hacen encantados por dejar de ser los parias sobre los que muchos vivos y listillos (incluso, ladrones) hacen su agosto, septiembre y octubre.

Estos días los agricultores y ganaderos de toda España se han manifestado contra la miserable situación en que se encuentra el campo. Cualquier día toman el relevo los  pescadores y mineros, aunque de éstos ya van quedando muy pocos. Los que se pelean a todas horas con la tierra y el ganado están hasta las narices de que la leche se la paguen a real cuando en el mercado cuesta un potosí; cabreados porque les compran las patatas a precios de los años 60 mientras que se venden luego al consumidor a precio del siglo XXI. Sobre sus anchas espaldas vive una patulea de gente que hace su buen negocio sin arriesgarse a nada, llueva o truene, porque para eso está el agricultor y ganadero: para, en tiempos de bonanza, intentar obtener unas migajas de beneficio y en épocas de crisis (nevadas, lluvias, sequía, crisis económica) comerse los nudillos.

Quizás deberían organizarse, formar cooperativas e ir hacia nuevas maneras de comercializar sus productos, mandando a la porra a tanto intermediario trincón. Sí, es fácil decirlo desde un despacho o desde el calor del hogar de la gran ciudad. Quizás deberían parar en una huelga de brazos caídos (se supone que al menos tendrán algo que comer) y que los demás –para no morirnos de hambre- importemos de fuera los comestibles, vengan las mierdas de China o de las Chimbambas. Quizás cuando los autosatisfechos dirigentes del país vean que esto se hunde todavía más y que nuestros campos se mueren de asco, a lo mejor se les ocurre hacer algo por esta gente y por nosotros. Porque nosotros no somos nadie sin ellos. ¿A dónde coño vamos a ir sin tomates, patatas, huevos, carne, aceite y otras maravillas de la naturaleza que ellos extraen con paciencia y trabajo infinito? ¿Comeremos entonces coches, colonias y televisores? ¿Por qué se conceden multimillonarias ayudas al sector bancario o del automóvil y se deja en la estacada y miseria a estas gentes, mucho más numerosas y más necesarias?

Uno quisiera saber qué política agraria realizan los tropecientos gobiernos y gobiernillos de este país. Qué hacen por evitar que los intermediarios vivan abusiva y parasitariamente a costa de nuestros campesinos y gentes del campo. Qué hacen por regular y controlar los canales comerciales de distribución para evitar que los productos de la tierra sean pagados por los consumidores a precios de escándalo en relación al ridículo precio en que fueron comprados en origen. Uno quisiera saber lo imposible porque se hace más bien poco, es decir, nada. Y a la vista está. Tan a la vista como la poca vista del Ministerio de la Cosa, que este sábado estuvo cerrado a cal y canto para recibir a los agricultores. Ministerio –le llaman- de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. ¡Qué van a saber estos asnalfabetos y asnalbetas del campo si lo llaman “Medio” cuando es “Entero”!


DIARIO ABC (22/11/2009)

jueves, 19 de noviembre de 2009

BIEN ESTÁ LO QUE BIEN ACABA. ¿O NO?


lunes, 16 de noviembre de 2009

LA VIDA ES UN ENLACE CONTINUO



Yo no sé si la vida es un anuncio continuo, como titulaba un articulillo hace pocos días. Lo que sí empiezo a pensar es que es un enlace detrás de otro. Basta meterse en la internet en páginas diversas, leer de aquí y de allá, para llegar a la conclusión que tras una ristra de enlaces podemos saber bastante bien qué es nuestra vida más cercana. Hoy vamos de eso. Siete enlaces, siete, que dan más jugo que una tonelada de naranjas. Y que muestran una vida multicolor donde se mezcla todo lo bueno y malo del humanoide. Ojo al parche, ojo a los enlaces…

* Empezamos por el gorila Hugo Rafael Chávez Frías, presidente de la Repúblicas Bolivariana de Venezuela. Si usted está cansado de escucharle en los telediarios o en Youtube con esas soflamas tan ridículas y cursis de llamada a la selva, lo mejor que puede hacer (evitando intermediarios) es leer lo que presuntamente él mismo escribe, aunque lo más probable es que se lo escriban otros. Aquí tiene un enlace donde el camarada nos da un cursillo acelerado de mayúsculas. El titular es para nota: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”. Ya digo, la llamada de la selva

* Que los gobiernos varios y los políticos múltiples nos tomen a los ciudadanos por gilipollos y gilipollas, pase, entra dentro de su sueldo (y del nuestro el devolverles -al menos- con la misma moneda), pero que un tipo acusado de asesinar a otro, nos salga con estas milongas es para premio: “Me declaré culpable para llamar la atención y para que dejaran en paz a la gente del pueblo. (…) ¿Y para qué? Altruismo, que es una variante de la compasión”. En el siguiente enlace un periodista describe como se merece a semejante botarate: “El Ghandi del Pirineo”.

* A veces Pérez Reverte, en su colaboración vitriólica en XLSemanal, lo borda. Sin más comentarios, pasen y lean…(sobre todo la segunda parte de su artículo).

* Que todavía se invite en los foros internacionales más o menos serios (¿hay alguno? –pregunto) a ese payaso que responde al nombre de Gadafi es algo que no comprendo por mucha diplomacia que le echemos al asunto. Eterno en el poder y eterno en la mentira permanente. Todavía recuerdo su “Libro verde”, publicado en 1973 y que leí allá por las  agonías del franquismo. Allí hablaba del poder del pueblo, del socialismo y de una tercera Teoría Universal. De líder prometedor –en realidad, puro marketing- pronto pasó a payaso oficial del reino. Su última estupidez (¿por qué le consienten todo a este tipo?) la acaba de realizar y decir en Roma hoy mismo. A echar unas risas con el amigo…

* Me da pena decirlo después de usar dos enlaces a este periódico, pero “Público” abusa del sectarismo y de los embustes más de la cuenta. Un ejemplo: en el siguiente enlace habla de “porno-impuestos” refiriéndose a que en Noruega el nivel de impuestos y de renta de cualquier ciudadano ya puede ser consultado en la prensa o internet. Llamar despectivamente “porno-impuestos” a esta medida tan trasparente y democrática (aplicando el mismo nombre a lo que quiere hacer Berlusconi en Italia, subiendo los impuestos a la industria del porno) refleja la desfachatez informativa de Público, al menos en el tratamiento de esta noticia. Más de uno quisiéramos saber las cuentas claras de este grupo informativo bastante opaco y oscuro económicamente hablando. Olvidemos esta minucia centrándonos en el interesante debate planteado por la decisión de este país nórdico.

* Está siendo muy comentada en lugares de alterne y salones de boda la decisión del ministro Sebastián de darse de baja de Greenpeace, de la que era socio desde 1991. Lo extraño es que la organización ecologista no lo hubiera echado antes porque no puede haber mayor contradicción entre lo que viene haciendo y propugnando el amigo y lo que secularmente defiende Greenpace. O sea, que hay noticias que podían haberse evitado si se hubiera actuado a tiempo

* Y acabo con un enlace delirante. Procede de la cachonda Cataluña y su progenitora es la ínclita señora Gelli, consejera de Salud y otras hierbas. La señora es noticia para el periódico psocialista porque “se ha vacunado contra la gripe A para dar ejemplo al personal sanitario”. O sea que el personal de bata blanca que está pringando todos los días en los centros de salud y hospitales parece que se muestra remiso a vacunarse y ella quiere, a modo de mártir, indicarle el camino. También cabe la interpretación de que, como es la jefa, tiene que ser la primera en todo. Pero lo más bonito es cuando afirma sin cortarse un pelo que “me vacuno cada año por un sentido de responsabilidad, porque no quiero propagar virus”.  Entonces, ¿los que no se vacunan son unos irresponsables? ¿Es que pretende vender la burra de que ella corre el mismo riesgo que cualquier sanitario que está a pie de enfermo?

Burla burlando llegamos al final. Sí, la vida es una sucesión casi interminable de enlaces y a ti te encontré en la internet… 

miércoles, 11 de noviembre de 2009

RTVE: AQUÍ HAY TRAMPA...



En el día de hoy don Zapatero y don Rajoy se han juntado para decidir a quién iban a poner al frente de RTVE, lo único suficientemente importante para merecer charlar unos minutos y llegar a un acuerdo. Luego, el Parlamento votará ciegamente lo que han pactado los dos líderes políticos mayoritarios y aquí paz y después gloria: tenemos una democracia envidia de todas las naciones y tal y cual, Pascual. Lo que ha llamado mucho la atención del paisanaje es a quien han elegido para echarle el marrón, viendo el panorama que espera a la telele pública de todos los españoles (lo digo, ojo, por los impuestos que pagamos para su funcionamiento, no porque nos pertenezca o nos haga caso en algo): un señor de 81 años que ha pasado en su larga vida por todas las tostadas políticas y que debe estar preparadísimo para llevar adelante la nueva empresa de RTVE donde ya no va a entrar un duro por publicidad. Si la persona de consenso ha sido el señor Oliart, válgame dios qué poco consenso tienen don Zapa y don Rajo que han tenido que remontarse a la transición política de la UCD para encontrar alguien que les gustara mutuamente.

Muchos van a poner el grito en el cielo por encargar a señor de tan elevada edad la dirección de una de las empresas más grandes de este país. Quizás no caigan en la cuenta que quizás se trata de cargarse la tele pública que da caquita audiovisual a TODOS los españoles, en cuyo caso a lo mejor han elegido a la persona más adecuada. Total, en un país repartido en 17 trocitos donde cada cual se lame las heridas como puede y donde la fuerza centrífuga ya supera claramente a la centrípeta, es lógico que el interés de los cabezas de huevo que mangonean o aspiran a mangonear el solar entero en forma de puzzle consideren absurda y obsoleta una telele pública que se dedica a proyectar programas idénticos para todos los españolitos, vivan en donde vivan. Algunos hablan ya claramente de que el señor Oliart llega para privatizar el famoso ente. Eso sí, a nadie se le ha ocurrido tener las mismas intenciones con las telecacas autonómicas y es que a más de uno se le empieza a ver el plumero demasiado descaradamente: la Cuatro y la Sexta para mí, Antena 3 e Intereconomía para ti, la TV3 es de mi propiedad, pues el Canal Sur ni tocarla, oiga, que es mía… El pastel telecaquil está perfectamente repartido y a la tele de todo el Estado sólo le queda la privatización o hundirla en el ostracismo para que el negocio de los amigachos de don Zapa y don Rajo sea cojonudo al tiempo que nos cuentan la realidad de acuerdo al color del cristal con que ellos miran. (En cuestión de desinformar es que son unos expertos: cuentan sólo lo que les interesa y ocultan lo que no les gusta).

Aquí el señor Oliart puede ser simplemente un futuro títere y por eso le molesta al Puñetas que un señor tan bregado como él, y a su edad, sea capaz de pasar por ciertas cosas. Y si no, al tiempo. Precisamente cuando RTVE ha sufrido en los últimos años una depuración (disfrazada de prejubilación) de trabajadores que estaban en la flor de la vida creativa –con 50 y pocos años- y muchos con una trayectoria profesional muy exitosa, echados de la cadena por “viejos”, ahora nos colocan para dirigir el invento a un señor octogenario. ¡Manda huevos de gallina, de avestruz y hasta de dinosaurio! Lo que no vale para la tropa y los de a pie es muy válido para el jefe. ¡Así entienden algunos el ejercicio del poder, la ya consabida ley del embudo!

-¡Cómo, Puñetas!, ¿defendiendo ahora a la televisión española?
-Sí, camarada. No está de más el hacerlo cuando le van a dar la patada precisamente por eso, por ser de todos. Siempre preferiré esta telecaca a las demás porque la considero más mía que el resto. Porque me hacen pagarla y porque es de todos los ciudadanos, independientemente del cortijo o pieza del puzzle donde vivan. De todas formas, le garantizo que –sea cual sea su porvenir- seguiré sin verla habitualmente, como hago con todas las demás. Siempre he preferido comerme yo mismo el coco a que me lo coman. Por fortuna existe internet y permite, teniendo algunas ideas claras, viajar por todo el mundo del entretenimiento, de las noticias y de la cultura de masas eligiendo uno mismo el lugar, el discurso, el tiempo y el para qué. Sí, cada vez más se está convirtiendo internet en un negocio y en una cloaca pero su inmensidad garantiza más libertad, diversidad y pluralismo que lo que ofrecen los medios tradicionales, tan cateturrios, tan reducidos al terruño, tan circunscritos a una ideología y a un carné determinado.  A mí que me dejen de coñas pues me ahogo entre cuatro paredes…

Deseamos a don Oliart que le vaya bien en su nueva empresa, seguros como estamos de que al menos no dirá ni cometerá las tonterías que suelen acompañar a ejecutivillos más jóvenes, creídos de que porque son amigos del politicastro de turno se han convertido en unos genios de la gestión y la modernidad. Con un poco de suerte, je, je, don Alberto hasta repone algunos programas de la transición que le dan mil vueltas a muchas de las paridas que han venido luego. ¿Qué tal si repone “La Clave”, donde se podía hablar largo y tendido, y tira a la basura esos “59 segundos” donde no hay tiempo (ni ganas) de construir dos frases seguidas?

En cuanto a ZP y MR, sería deseable que se pusiesen de acuerdo en cosas más importantes que el nombramiento de un alto ejecutivo de una televisión a la que ambos tienen ganas de perder de vista. Claro que, pensándolo bien, posiblemente es por esto por lo que han llegado a un acuerdo. Lo que ya no sirve (en tiempos de la internet y la tdt) mejor ir desguazándolo, siguiendo los planes ya previstos e iniciados.

domingo, 8 de noviembre de 2009

LA VIDA ES UN ANUNCIO CONTINUO


¡Qué más quisieran muchos que la vida fuese un anuncio! La vida, afortunada o desgraciadamente, no es tan cursi, mema, gilipollesca, edulcorada, propagandística y embustera como los anuncios que los sabuesos de todas las mentiras hacen desfilar ante nuestros ojos, casi siempre con un claro objetivo: engañarnos. O tomarnos por idiotas, que viene a ser lo mismo, para que compremos a ciegas, lo que sea y como sea.

Gracias a los descacharrantes anuncios, las vampíricas instituciones financieras (bancos y cajas) se convierten en altruistas oenegés a favor de los desvalidos y pobres de solemnidad; las grandes multinacionales de la energía, en idílicas empresas que convierten en lindas florecillas todo lo que mangonean de la Naturaleza; las telemierdas, en canales de cultura democrática en donde se forjan los genios de hoy y del mañana; las instituciones públicas más señeras (empezando por el “Gobierno de  España”) en entes cercanos al ciudadano, preocupadísimos por su salud, higiene y confort material; en fin, los coches no son cuatro latas si no la esencia del placer o la aventura y las colonias (no veas la que nos espera cuando se vaya acercando la navidad) dejan de ser agua mezclada con un poco de química olorosa para convertirse en experimentos de sensualidad que nos llevarán al éxtasis.

Sí, hay que reconocer que –audiovisualmente hablando- la mayor parte de los anuncios están muy bien logrados y cumplen su objetivo: engatusar al espectador, lector y oyente, haciéndole creer que en vez de un embuste le están contando una escena de las mil y una noches. ING titula un anuncio: “Esto es ahorrar”. Se refiere a que durante los 4 primeros meses abona unos intereses TAE del 3 % en su cuenta naranja, que no admite ni recibos domiciliados. ¡Qué bajo ha caído la palabra “ahorrar”! Y eso que esta gente es una de las que da unas cuantas migajas a quienes les ceden sus dinerinis. ¿Cómo deberíamos llamar a lo que hacen otros bancos o cajas, tan rácanas que a sus depositantes les cobran más de lo que les dan? La Caixa propaga ahora un anuncio la mar de bonico: “Creemos en ti”.  Está vendiendo unos microcréditos familiares fantásticos. Los anuncios no dicen a qué precio, pero eso es de lo de menos: la Caixa cree en nosotros, o sea, cree que ella es de fiar. Y para demostrarlo, afirma muy ufana que “más de 50.000 proyectos, sueños e ilusiones ya se han hecho realidad”. Jodé, si es que hasta dan ganas de llorar viendo el anuncio… Si es que parece que nos hable la mismísima Madre Calcuta o el padre Ferrer…

Sigamos con otras perlas. “La belleza no tiene precio pero puedes llevártela desde 19 €”. Nunca estuvo tan barata la cirugía estética para volverse uno guapo, piensa el lector al ver el anuncio. Pero, maldita sea, lo que se ve es un móvil de Telefónica. ¿La belleza representada por un móvil, capullos? ¡Iros a freír espárragos! Pero sigamos con los móviles. Orange anuncia a toda plana una bicoca: “Presume de tarifa… no de móvil: toda una tarifa plana por sólo 9 euros al mes”. La boca se le hace agua al lector. ¡No es posible! Cuando deja la letra gigante y se va a la pequeña (que hay que ver con una lupa),  los señores de Orange escriben que “Válido para nuevos clientes”, “Cuota de alta 17,40 €”. “Compromiso de permanencia 12 meses”. Lo mejor viene ahora: la tarifa plana va desde las 18 h a las 8 de la mañana. Pero todavía hay más desfachateces: se fija un límite de llamadas en 300 minutos al mes (o sea, diez minutillos al día) y en el resto de horario se colocan unos precios de robo a mano armada: 10,44 céntimos el minuto y 17,40 céntimos el establecimiento de llamada. En sólo un minuto de charla ya te han cobrado 50 de las antiguas pesetas. El tiempo, gracias a estos genios de las telecos, ya se puede decir que es ORO. ¿Y a todas estas restricciones y condiciones tienen los de Orange la caradura de llamarle “tarifa plana”? Tras el dolor de cabeza por leer letra tan pequeña, el Puñetas manda a la mierda (para qué vamos a usar eufemismos) a Orange y a quienes se cachondean del sufrido consumidor.



En fin, que ejemplos para desmitificar la publicidad y los anuncios que nos bombardean a todas horas por tierra, mar y aire, hay en cantidades industriales pero tranquilos, beibis, que para eso está el “Gobierno de España”, para protegeros de los troleros y trileros, para defenderos de los que quieren haceros papilla el cerebro y el bolsillo. Para ello, Don Zapatero y sus cuates se han sacado de la manga una Ley General Audiovisual que va a terminar con todas estas historias e histerias. Todavía está en trámite parlamentario pero saldrá adelante gracias al partido y a unos cuantos partidillos pesebreros arrimados al poder de turno (excepto cuando hay elecciones, en que todos se distancian por razones obvias). “Con el nuevo texto en la mano se podrían emitir hasta 29 minutos de distintas formas de comunicación comercial a la hora, cuando la norma de Bruselas impone 12 como máximo”.  Ya podemos contestar a la exclamación con que comenzábamos este panfletillo y, de paso, al título del mismo: para el Gobierno zapateril la vida es un anuncio continuo. Menos mal que uno de los objetivos de esta Ley era regular el “exceso” de publicidad que había. La han duplicado. Quiero pensar que se han equivocado en los números y en vez de darle a la tecla de dividir de  la calculadora le han dado a la de multiplicar y como luego no leen lo que escriben… Angelicos.

La realidad es que “hasta los anunciantes se quejan del exceso de publicidad porque los anuncios pierden eficacia”. No está mal la argumentación… Quiero decir que, como este gobierno vela por sus ciudadanos con un cariño de madre, quizás todo sea una sibilina estrategia para conseguir lo que muchos queremos: que el lavado de cerebro de los anuncios pierda efectividad. Y para ello, qué mejor que elevar su emisión hasta la enésima potencia. Dios, ya se sabe, aparentemente legisla con renglones torcidos. Por cierto que, ya de paso, la citada Ley “prohíbe la emisión en abierto de contenidos pornográficos o violencia gratuita” y considera ilegal "toda publicidad que no transmita una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de mujeres y hombres". Si esto es verdad, el Puñetas quedará muy contento porque por fin se podrá acabar con las telecacas. Como comprenderá, lector, nada de esto pasará porque la ley –como tantas otras- sólo será cumplida parcialmente (en lo que interese a quienes tienen la sartén-ley por el mango). O sea, que seguramente estamos ante una nueva ley-anuncio. Lo propio de un gobierno-anuncio en un país-anuncio formado por empresas-anuncio y ciudadanos-anuncio. Sí, queridos cuates, para algunos la vida es un anuncio continuo… Quiero decir: una propaganda y mentira detrás de otra. 

miércoles, 4 de noviembre de 2009

NO IRÉ A VOTAR



A veces, para leer bellas o críticas palabras en la prensa, no hace falta irse a las columnas de sus periodistas afamados. En ocasiones basta con una sencilla carta enviada por un humilde lector. Confieso mi querencia por la sección “Cartas de los lectores”, tan minusvalorada y empequeñecida en la prensa escrita. Por eso, cartas como la que he escogido en esta ocasión, ponen sobre el tapete la necesidad de que los periódicos –sea en su versión de papel o en la de internet- den algo más de cancha a quienes les dan sustento: sus lectores.

Lo que aquí se escribe, rebuscando, se encontrará esparcido en estas Paridas desde su inicio, pero no es por esto –por la coincidencia de criterio- por lo que he seleccionado esta carta-escrito. Es porque no suele ser habitual que un medio ampliamente conocido dé cobijo a ideas tan críticas. Seguramente,  a los responsables de La Vanguardia,  se la han colado sin darse cuenta. En todo caso, es importante el debate y el contraste de opiniones. No acudir a votar (y más con la que está cayendo) es una opción nada desdeñable. Por lo menos igual que la de los que votan con la nariz tapada, los que votan siempre a los mismos (hagan lo que hagan) o los que cambian su voto en función de un análisis serio y responsable. “El voto en blanco favorece a los grandes partidos”. “No ir a votar es cobardía y pasotismo”. “Aunque voten pocos, los políticos harían lo mismo”. “Siempre se contabiliza el SI por poco que sea”. “No caigamos en el error de pensar que todo se lo soluciona con ir o no a votar”. “Si no haces política, te la hacen”. “La abstención no es lo que más daño les hace porque se reparten los votos en porcentaje”. 

Son opiniones y comentarios a la lectura de la carta que he encontrado en la edición digital de La Vanguardia. Tras la desintoxicación del día anterior no viene mal un pequeño tiempo para la reflexión y la polémica. Y sin más preámbulos, vamos al texto escrito por un señor que responde al apellido de Caralps. Aunque en él se trasluce una dura crítica a los gobernantes de Cataluña (que parecían ungidos por la mano del señor hasta que les han empezado a pillar en pelotas), su contenido es perfectamente extrapolable a la realidad de toda Spain. Léala y piense al respecto lo que le dé la gana, pero piense…
“Hace algunos meses en este diario, en una Sabatina Intempestiva,decía Gregorio Morán, con toda la razón, que en este país la gente, en general, al emitir su voto lo hacía en contra de alguien y no a favor de. Cuando el descontento, la sensación de tomadura de pelo y la desconfianza llegan incluso al voto en contra, la opción de votar en blanco es un engaño, pues con ello favorecemos indirectamente a la lista más votada y el voto de castigo se convierte en voto beneficioso para una opción que no es la nuestra.

Cuando la corrupción política es el pan nuestro de cada día; cuando la mayoría de las discusiones en los parlamentos están protagonizadas por la descalificación, el insulto, y, sobre todo, por una falta de sintonía con los problemas de la ciudadanía; cuando la burocracia y la dictadura que se ejerce desde la dirección de los partidos políticos eliminan todo vestigio de democracia interna y la famosa frase de Alfonso Guerra "el que se mueve no sale en la foto" es la regla que impera en todas las formaciones; cuando vemos que nuestro voto es utilizado para dar la victoria electoral a alguien que no entraba en nuestros cálculos, simplemente porque las alianzas sirven para mantener u obtener cotas de poder despreciando la opción del votante; mientras no tengamos un sistema de listas abiertas donde yo pueda escoger con mi voto al representante de mi distrito electoral, que este me dé explicaciones periódicas de cómo intenta hacer realidad sus promesas electorales, y si es necesario vote en contra del dictado general de su partido por su compromiso con aquellos que le han escogido a él y no a otro y los partidos dejen de ser un reino de taifas donde el secretario general o el comité federal regale escaños a sus allegados, y no a los más calificados; mientras la más mínima duda sobre su honestidad no haga dimitir inmediatamente al funcionario público; mientras fundaciones afines a partidos políticos reciban sustanciosas aportaciones de asociaciones culturales financiadas por la generosidad de algunos mecenas y por dinero público, es decir de todos nosotros; mientras los políticos se llenan la boca de modificar o abolir el impuesto de sucesiones en Catalunya, ahora, a las puertas de unas elecciones con el único fin de captar votos y no de satisfacer un derecho legítimo de los ciudadanos; mientras en época de crisis los gobernantes de este país se llenan la boca de austeridad y al mismo tiempo se gastan más de treinta millones de euros en informes sin ningún valor, dilapidando los ingresos que se obtienen mediante una presión fiscal cada vez más alta, y la responsabilidad se diluye en comisiones y subcomisiones de investigación sin que al final haya ningún responsable; mientras sigamos en un país que parece el paraíso del trapisondismo y muchos políticos, cuando no se descalifican entre sí, se llenen la boca de democracia, decencia y libertad sin practicar ninguna de estas virtudes, yo no iré a votar”.

MULTAR... POR NO LLORAR

domingo, 1 de noviembre de 2009

HOY TOCA DESINTOXICARSE

Pues sí, amigo lector o lectora. Tras algunas de las últimas entradas paridescas (“Los chorizos salen a la calle”, “Embusteros”, “¡Vaya circo!” o “El sablazo”), hoy toca sonreír un poco pues estos desgraciaos que nos dirigen, lideran y crucifican no podrán arrebatarnos una de las cosas más preciadas que tenemos: el buen humor. Así que hoy vamos con unas cuantas frases ingeniosas y humorísticas para aliviarnos un poco de tantas calamidades. Las definiciones las encontré hace tiempo en diversos sitios de internet, de los que no guardo referencias.

AMOR: Palabra de cuatro letras, dos consonantes, dos vocales y dos idiotas.
 
APOLÍTICO-CA: Califica a dos tipos de personas; los ingenuos y los cínicos. Los ingenuos aún no se han percatado de que no tener una posición política es en sí una posición política. Los cínicos disimulan su posición política bajo un manto supuestamente ajeno a la política.
 
BUSTO: Estatua de un hombre sin manos, o parte de las mujeres donde están las manos del hombre.

CÁRCEL: Lugar donde se encierra a los delincuentes fracasados.
 
CORRUPCIÓN: El deporte nacional.
 
ENAMORADO: Persona que, si sufre, es porque quiere.

EXPERTO: Persona que evita errores pequeños para pasar con rapidez a los grandes errores.

GOBIERNO: Autoridad que manda por decisión popular, siguiendo las instrucciones de las multinacionales, los grandes industriales, los operadores de bolsa y alguna que otra mafia.

HOMBRE: Ser masculino que durante sus primeros nueve meses de vida quiere salir de un lugar al que intenta entrar el resto de su vida.

IDIOTEZ: Enfermedad extraordinaria pues no es el enfermo quien sufre por ella sino todos los demás.
 
IMBECILIDAD: Cualidad intelectual que atribuimos a quienes están en desacuerdo con nosotros.
 
NIÑO: Inocencia que espera con impaciencia dejar de serlo.

POLÍTICA: Conflicto de intereses disfrazado de lucha de principios.

REBELDE: Dícese de quien todavía no ha conseguido salirse con la suya.

SABIO: Persona que duda de lo que los demás creen saber perfectamente bien.

SUPERMODELOS: Evidencia de que todos los demás estamos mal hechos.

TRABAJO EN EQUIPO: Posibilidad de echarle la culpa a otros.