domingo, 20 de diciembre de 2009

A BELÉN PASTORES, A BELÉN VACACIONES...


El Puñetas está mereciendo ya unos días de asueto. Y qué mejor que la llegada del cuento chino de la Navidad (paz, amor y burbujas) para hacer mutis por el foro y el forro durante un par de semanas. Ya no tenemos más tonterías ni seriedades que contar en el presente año así que nos damos el piro bitacoril. Que pasen vuestras mercedes unos bellos días de cuento navideño y que nos sea leve a todos la próxima cuesta de enero… y la de febrero, marzo, abril y así sucesivamente… Pasamos el año 2009 sin gripe A, sin pudor y sin vergüenza. Un año más viejos (y más pellejos), regresaremos el 10 de enero del 2010 con la peregrina idea de seguir teniendo opinión propia, ideas diferentes respecto a las que circulan por el redil y, sobre todo, ganas –muchas ganas- de continuar yendo por libre. Qué se le va a hacer, es nuestro sino el vivir fuera del rebaño, junto a otros descarriados como el muá, así que eso de “año nuevo, vida nueva” se lo cuentan a otro.

viernes, 18 de diciembre de 2009

SOTANAS EN PIE DE GUERRA

Andan los ensotanados párrocos de Guipúzcoa (la gran mayoría) con el cuchillo entre los dientes y a punto de echarse al monte porque el Papa o algún subordinado suyo ha nombrado como nuevo obispo de San Sebastián a un colega que les desagrada cantidubi dubi dá ya que –parece ser- tiene un defecto gravísimo que le incapacita para el cargo: no es nacionalista. Sí, de acuerdo, es vasco de pura cepa (que el RH no falte), del mismo San Sebastián, estudió allí, habla euskera perfectamente y ha ejercido su profesión en territorio vasco peeeeerooooo… el hombre ha salido rana, qué le vamos a hacer, y parece ser que le falta un cromosoma nacionalista, de esos que el PNV y otros partidos anejos o coleguillas emite con el “nil obstat” pertinente del Papuchi Sabino Arana, q.e.p.d., pero que todavía, a estas alturas del siglo, ilumina en buena hora las mentes y el espíritu de sus descendientes. Así que las ovejas andan balando a diestro y siniestro que no quieren a ese pastor tan raro que le van a enviar. Tan raro que hasta ha pasado de meterse en política, cuando ya se sabe que política y religión van bien cogiditas de la mano en el partido de los curitas laicos, el partido de los Anasagasti, Arzallus, Urkullu, Ibarreche y compañía.

No será el Puñetas el que se meta en medio de esta trifulca de sotanas para acabar llevándose todas las tortas y la condena eterna. Cada partido tiene lo que tiene y cada iglesia lo que se merece. Pero causa un poco de perplejidad que unos miembros de una institución tan celestial anden a gorrazo limpio porque sus jefes (a los que deben obediencia ciega y si no, se sale uno del convento) han puesto al mando a alguien que no les hace gracia. Quizás estemos en las puertas de una secesión (porque las ovejas no creo que quieran largarse del redil) y lo mismo se patenta otra nueva iglesia en el mundo mundial: la iglesia católica del Peneuve. Sería el primer partido político de derechas de toda la vida que tiene una rama sindical y, va camino de ello, una rama eclesiástica. O quizás ya la tenga y el personal de afuera (que por vivir lejos no entendemos nada de nada de lo que pasa dentro, claro) ahora hemos acabado por darnos cuenta de asunto tan evidente. Ciegos, que estamos ciegos para ciertas realidades divinas…

En fin, que con su pan se lo coman, pero no me dirán que no es curioso que anden a la greña pastores y ovejas cuando lo habitual ha sido siempre que el redil fuese una balsa de aceite. Se ve que el cambio de aires en el Gobierno Vasco le ha sentado a los desocupados y a bastantes de las sotanas de Guipúzcoa como un perdigonazo en ciertas partes blandas…  

miércoles, 16 de diciembre de 2009

PONGA UN CULO EN SU VIDA



Dejábamos en la entrada anterior a nuestras amigas de la multa y el tentetieso expedientando a una señora tendera de Martos (Jaén) por poner una maniquí vivita y coleando en el escaparate de su tienda en vez de darle un beso a la doña por crear un puesto de trabajo (temporal, pero menos da una piedra) en estos duros tiempos de paro zapateril. La maniquí estaba en ropa interior y eso, a estas obtusas, le pareció pornográfico, degradante y demoniaco para la condición feminil. Con lo cual, se le subió el pavo a los hombros y montaron la de dios. Esperemos que no acaben colgando de una farola a la vendedora de sostenes, bragas y demás artilugios.

Pero hete aquí que nadie ha dicho ni pío, todo lo contrario, sobre un concurso de culos que a nivel nacional acaba de celebrarse y que ha contado con más de 200.000 posaderas para ver quien se llevaba el culo al agua: mil quinientos eurillos de premio, que nunca vienen mal. Sobre el particular, las señoras de la Igualdad y de los Institutos de la Mujer no han dicho ni pío, o al menos, el piar no ha llegado a los medios con la misma alharaca que en el caso de la señora vendedora de ropa interior. Las imágenes del concursete se han visto en la internet, supongo que en los telediarios (siempre ávidos de grandes emociones)  y poco faltará para que también se proyecten en algún cumpleaños infantil y hasta es posible que en alguna misa o ceremonia religiosa laica, que de todo empieza a haber ya en la viña del Señor.

Como es lógico, el Puñetas no se escandaliza –a sus años- por unos culos de buen o mal ver pues ya saben eso de que lo que van a comerse los gusanos futuros que lo disfruten en el presente los humanos. Quizás aquí las sexistas feministas del pesebre no han visto posibilidad de rebanar expedientes y perras gordas, o quizás es que les va el culo, como a todo quisque e hijo de vecino y vecina. En eso, se ve que no son bichos raros (perdón, bichas raras).

Empieza a ser tan normal el meneo del culo en todo tipo de acontecimientos, portadas y eventos, que uno ya empieza a pensar que hay una campaña orquestada para que veamos el trasero ajeno como algo familiar. Si leen el relato de más abajo comprenderán que hay gente a la que su culo le reporta más beneficios que su cerebro. Y si no lo leen, también se lo figurarán. Sería deseable que algún economista de postín saliera a la palestra con el dato de qué porcentaje en el PIB nacional tienen todas las actividades relacionadas con el culo. Desde los que van de culo a los que ponen el culo para ir tirando; desde los que dan el culo al prójimo a los que no mueven el culo ni aunque los maten. Por no hablar de los que están siempre con el culo al aire o, esos son los peores, los que andan porculizando al personal de a pie. En fin, que el trasero ha pasado a ocupar hoy día un lugar privilegiado al sol y cada vez son más las féminas y féminos que, a falta de un buen trasplante de cerebro, recurren al redondeamiento y realce de sus partes carnosas posteriores para mayor gloria y celebridad del prójimo. Porque, de eso no hay duda, de lo que se trata es de darle alegría al vecino y vecina, de que le salgan chiribitas por los ojos, de provocarle algo de envidia cochina. Y es que lo malo del culo es que nosotros mismos difícilmente podemos vérnoslo y auto disfrutarlo visualmente, salvo que tengamos un espejo delante o adoptemos alguna incómoda postura, antesala probablemente de alguna hernia venidera. El culo, sobre todo si está bien plantado, permite la solidaridad visual con el prójimo y prójima y eso le hace terriblemente moderno, si es que alguna vez ha dejado de serlo.

Comprobado que el desfile de culos no molesta a nadie, ni siquiera a nuestras feministas e inquisidoras más preclaras, urge que el Ministerio de Cultura cree un nuevo Premio Nacional: el del mejor culo del país. Ya que vamos cuesta abajo y de culo, perdámoslo haciendo patria común. Estoy seguro que hasta los nacionalistas periféricos no se negarán a semejante cachondeo, pagado –como no podría ser de otra manera- con dinero público. El único “pero” que veo a esta proliferación mediática y universal del culamen es lo que mi psiquiatra me señaló el otro día cuando acudí, como cada mes, a que me recompusiese emocionalmente:

-Mira, Puñetas, en Psiquiatría y Psicología se llama fase anal a aquel periodo del desarrollo infantil donde el niño siente placer y éste lo focaliza en el ano. Si el niño es incapaz de resolver los conflictos que se le presentan en esta etapa, acabará adquiriendo una fijación, lo que originará una personalidad futura en extremo desorganizada y muy identificada con el placer anal. Que es, más o menos, en lo que han derivado nuestras sociedades actuales y la mayoría de sus miembros… Por otro lado, nos pongamos como nos pongamos, el culo sólo tiene dos funciones orgánicas: permitir que nos sentemos y defecar. Así que…

No lo dejé terminar y salí espantado de la consulta y con los pelos tiesos como escarpias. Ni qué decir tiene que ya estoy buscando otro psiquiatra…

domingo, 13 de diciembre de 2009

CUIDADO: MEAPILAS DETRÁS DE LA ESQUINA



Hubo un tiempo en que los meapilas de sotana nos tenían comida la moral y el talego. Había que vestir como ellos decían, pensar de acuerdo a sus peregrinas doctrinas y el que se saliera del redil era amenazado con la vida eterna en el infierno más infernal. Los tiempos cambian y los meapilas también. Ahora abundan mucho los que, por nuestro bien, prohíben todo tipo de cosas que a ellos y ellas les parecen escandalosas. En algo hemos ganado, mira tú. Hoy día la “sotana” también la llevan “ellas”, con lo cual se rompe el tabú de que un mundo gobernado o mangoneado por mujeres es el mejor de los mundos posibles. ¡Ay, esas alegres chicas cobijadas bajo el Ministerio de la Igualdad, los Institutos de la Mujer o la Sección Femenina en versión aparentemente izquierdosa (en realidad son más de derechas que Franco), y que velan porque el sexismo sólo lo practiquen ellas! Tampoco nos olvidaremos, para ser justos y magnánimos, de esos aburridísimos chicos, okupas del gobierneo de lo público, empeñados en hacernos la vida más placentera mediante todo tipo de prohibiciones.

El Puñetas, de largo, prefiere a los profesionales y no a los aficionadillos/as de medio pelo y pela. O sea, que donde haya una sotana de las de antes, que se quiten estos tontoselhaba y tostaselhaba modernos y modernas, esta nueva Inquisición meapilera que en vez de rebanar pescuezos y desconyuntar esqueletos se dedica a la finura de poner multas, cerrar negocios ajenos o hacer la vida imposible a los extraños… Naturalmente, por el bien de todos, es decir, de ellos y ellas.

Los dos enlaces siguientes son unos ejemplillos vulgares de la ciénaga en la que se mueven las meapilas y los meapilos de nuevo cuño. Mandones y mandonas, pretenden que hablemos como a ellos y ellas les sale del níspero y níspera. Son analfabetos por parte de gramática y ortografía (el diccionario no lo han visto ni en pintura: vade retro, Satanás), pero su estupidez la han hecho norma y nos quieren llevar hacia ella para que nos contagiemos y nos hagamos de su cuerda rota y de sus costumbres mojigatas. Les dejo un ratito para leer dichos enlaces, que no tienen desperdicio alguno, y regreso.

Enlace 1: La lencería de Martos. En un comentario tienen un acceso a un video bastante ilustrativo sobre el asunto.
Enlace 2: Chantaje en Vigo. El escritor Pérez Reverte denuncia. Se trata de una de las mayores chalaúras que uno ha leído en mucho tiempo.

Regreso. Tras leer detenidamente los enlaces supongo que el lector inteligente estará que se le salen las muelas de la boca por la majadería de esa “maja” Inspectora del Paro y Asuntos Asociales o por la majaronada de algunas “majísimas” damiselas del Observatorio Andaluz y Ecétera del IAM, que pastan en el presupuesto público gracias al sudor de todos los andaluces (sin distinción de sexos) mientras ellas dedican su tiempo libre (perdón, laboral) a expedientar a honestas tenderas que buscan cómo vender un sostén o dos en tiempos de crisis. Eso sí, usted no verá a estas florecillas de pitiminí denunciando a Canal Sur por la vaciedad y basura que emite en su programación, donde las mujeres suelen aparecer como rezaba el viejo tópico de los de la sotana: tontas y pavas. Ni se denunciarán así mismas por sexistas dado que gracias a que tienen una vagina y pertenecen al partido dominante se han colocado en dicho Observatorio de la Nada para vigilar la vida y hacienda de los demás. Como si no hubiese una pila de jueces y leyes para actuar –con todas las garantías- cuando alguien se salga de madre. Pero no, se trata de que, por vía administrativa, unas iluminadas del copón fermoso le saquen los cuartos a los contribuyentes que no hablan de la manera relamida y cursi que ellas lo hacen o que tienen un concepto de la sexualidad y del cuerpo del hombre y la mujer mucho más sano que el que ellas tienen.

En fin, queridos y queridas. El sarampión de estas sexistas de profesión y negocio ya se  pasará en cuanto comprueben que el personal, pese a las multas y su meapilez, pasa de ellas. Acabarán en el desván de los recuerdos, junto a las viejas sotanas y los caciques de medio pelo, a quienes se parecen como una gota de agua a otra gota de H2O. Cambian los tiempos pero no los discursos, cambia el perfil de los inquisidores pero no sus truculencias, cambian los paisajes pero siempre tendremos ahí, por encima del bien y del mal, a esos y esas incomprendidos e incomprendidas que buscan la comprensión ajena a golpe de expediente, multa y tentetieso. Ángelicos y ángelicas: cuando se mueran irán al cielo y allí lo van a pasar todavía peor que en la tierra…  

miércoles, 9 de diciembre de 2009

LA MÚSICA AMANSA A LAS FIERAS

Como el patio está la mar de enconado, encoñado, acojonado y encabronado (parece que en esto de la convivencia y la resolución de problemas vayamos cuesta abajo y sin frenos), hoy me ha dado por la música que, entre otras virtudes, tiene la de amansar a las fieras. O quizás eso era antes de que llegara la música del grito y chillido pelado ante una masa de miles de enfervorizados acólitos. En cualquier caso, hoy rescato cuatro canciones de mis preferidas para marcarme una entrada de lo más amable y relajante. Y es que el cuerpo empieza a pedirme ya algunos cambios de voz y de registro en esta bitacorilla. En fin, ya iremos viendo y todo se andará…

RELAJADOS POR EL MAR


RELAJADOS POR LOS ANDES


RELAJADOS POR ORIENTE


RELAJADOS POR LAS TIERRAS CÉLTICAS

domingo, 6 de diciembre de 2009

CONFUNDIR EL HUMOR CON LAS TÉMPORAS

Una de las cosas que prácticamente ha desaparecido del mapa nacional es el humor. Inteligente, por supuesto, que es el único tipo de humor que cabe calificarse como tal. Lo demás son trazos gruesos, mal humor, confundir el humor con las témporas, ajustes de cuentas, etc. El buen humor ha desaparecido del mapa. Probablemente porque para dedicarse al mismo hay que tener la cabeza muy bien puesta y formada y ambas cualidades son un lujo hoy día. Especialmente cuando uno se abraza a la secta, sea de un lado o de otro.

Hace poco un conocido periodista decía una inconveniencia absurda en su programa televisual aunque –supongo- muy meditada, en serio y sabiendo perfectamente lo que decía. En cambio, poco después, un chisgarabís que se cree muy gracioso porque habla más rápido que piensa, le devolvió la inconveniencia con unos trazos tan gruesos que el periodista va llevar a los tribunales al chistoso profesional al poner en sus labios unas frases que él considera intolerables. La cadena de televisión del pretendido humorista ha señalado que “no ha habido intención de ofender a nadie”, lo cual significa dos cosas: que toma al periodista por imbécil o que tiene un concepto bien laxo de lo que significa ofender al prójimo.

En cualquier caso sorprende el desparpajo con que se muestran unos y, sobre todo, otros. Si estaba fuera de lugar el comentario del periodista, qué decir de la majadera ofensa del humorista venido a menos, no se sabe si por su falta de independencia o por creerse más listo que nadie. No le vendría nada mal una cura de humildad por vía judicial, no con multa sino obligado a realizar una “parodia” de las suyas donde se muestre como realmente es: un tipo con menos gracia que un botijo sin pitorro.

Aquí, la prueba del delito. Realizado, por supuesto, sin ninguna intención, premeditación ni alevosía Y es que algunos, como el periodista de marras, se enfadan por cualquier cosa. O sea, que no tienen sentido del humor. Ese que se desborda por la pantalla cada vez que el chisgarabís abre la boca y ametralla…

miércoles, 2 de diciembre de 2009

CRUCIFIJOS EN LAS AULAS: ¡MÁS MADERA, QUE ES LA GUERRA!



Hace unos días supimos de las últimas intenciones del gobierno pesoero que nos distrae en las duras tardes de invierno: regular la temperatura de lugares de ocio, grandes almacenes, oficinas, etc para que ni en verano ni en invierno se traspasen ciertos límites termométricos. Todo sea por el ahorro energético y el cambio climático, aunque haya que contratar a miles de inspectores para velar por las calenturas y enfriamientos del personal. Por Cataluña los fúnebres chicos de ERC andan en un tris de lograr un viejo sueño infantil: prohibir las corridas de toros. Y es que la “fiesta nasional” es muy sangrienta y a ellos –seres puros y virginales- el sufrimiento del toro les corroe mucho las entrañas. Hoy se han aliado en el Congreso ambas fuerzas politiqueras para cerrar un nuevo trato conjunto, dando otra vuelta de tuerca a las prohibiciones, que es lo que más les calienta las pajarillas de un tiempo a esta parte: fuera los crucifijos de las aulas porque atentan contra los derechos humanos y la salud de los tiernos infantes.

Uno ya creía que serían habas contadas los colegios públicos de este país que aún tienen crucifijos en las paredes pero quizás ande equivocado y ahora resulta que los profesores españoles se han vuelto rabiosamente religiosos y los han recolocado encima de la pizarra a ver si así la chavalería se asusta un poco viendo al dios crucificado y, temerosa de una vida eterna en el calurosísimo infierno, les dejan dar clase. También es posible, según me cuenta mi Sitel particular, que muchos de esos crucifijos estén todavía colgando de una alcayata porque en los Centros educativos no hay nadie encargado de ese menester: los conserjes, porque no entra en su convenio colectivo y los profesores porque ellos ya tienen bastante con limpiar todos los días su mesa y silla, que hay que ver lo mal que lo hace la empresa de limpieza del Ayuntamiento. Hasta es posible que muchos de esos crucifijos estén esperando el momento del descuelgue en cuanto a ese mismo Ayuntamiento se le ocurra pintar las aulas, que ya va para veinte años y por ellas no ha pasado una brocha, ni gorda ni fina.

Estas minucias, como es lógico, no tienen porqué conocerlas sus ilustrísimas señorías de la Nada. Ellos sólo tienen una misión galáctica que realizar: prohibir todo lo posible. A los que les gustan los crucifijos, a quienes se “orgasman” viendo una corrida de toros, a los frioleros o calurosos… Toda su misión se reduce a un solo mandamiento (laico, por supuesto): inventarse problemas donde no los hay. Cuantos más problemas crean, más les necesitamos para que los resuelvan. Pero como son gente hiperactiva y muy emprendedora, lo habitual es que la ratio de problemas solucionados/problemas abiertos sea de 2 a 6, como si se tratase de un partido Madrid-Barça, cosecha del 2009. Mientras la madeja se enmaraña cada vez más y ni dios sabe la hora que es, nos entretienen con la Champions y el porno del Plus y la Sexta. Que es de lo que se trata pues mientras el personal de a pie se pelea por la entrepierna y las emociones fuertes (aborto, religión, memoria histórica, economía sin sostén y otros grandes temas tratados a decretazo limpio), ellos, pescadores avezados, aprovechan para llevarse las ganancias típicas de todo río revuelto. Como son profesionales del tejemaneje, se forran a manos llenas. Aunque eso sí, si algunos son pillados con las manos en el bolsillo ajeno, el libro de estilo aconseja contraatacar con las siguientes palabras mágicas: “pues más se forran los otros…”. 

Regresemos, no perdiendo el hilo, al nuevo episodio de la guerra de las galaxias: el crucifijo de las aulas, que alguno todavía habrá por ahí. El escenario de la batalla contemplará dos ejércitos enfrentados: los unos mandando a las brigadas operativas para retirar el pecaminoso símbolo cristiano, que será enviado a la planta de reciclaje para reconvertirlo en bombillas de bajo consumo bendecidas con agua bendita, o sea, minero-medicinal; y los otros, dispuestos a defender el honor patrio y religioso repartiendo cristazos a diestro y siniestro. Y mientras, los niños y adolescentes, viendo el edificante espectáculo en vivo y en directo como si fuese un episodio más de “El Internado” o de “Gran Hermano, versión 8.547”.

La religión, a los templos, ha dicho doña Leire Pajín, jefezuela de la Nada Masturbatoria. Pues dígaselo también a los miles y miles de musulmanes que viven en España, a ver qué les parece la idea. Y a los de otras religiones, quizás más discretas pero no menos obcecadas en sus ideas. O haga como los suizos, impulse un referéndum para que podamos votar las gentes de bien contra los crucifijos, los minaretes, los toros, el fútbol, la rosa, el libro y la calefacción en invierno. O póngalo en los papeles antes de las elecciones próximas para que así cada cual sepa qué demonios vota, que luego resulta que siempre se la dan con queso y por detrás.

Y digo yo, ¿no sería más inteligente y sensato que las paredes de las aulas se llenasen de toda la simbología que quisiesen los profesores, los alumnos, los padres de las criaturas, el Consejo Escolar, el Gobierno Autonómico, el Ayuntamiento, la Iglesia y hasta el mismísimo personal de la limpieza? Paredes enteras llenas de crucifijos, minaretes, posters de Messi y Cristiano Ronaldo, grafitis, cacas de perro, carteles de la Pajín y su jefe, un fermoso toro de Osborne, el picarón careto del ERCiano del Carod Rovira, la foto del alcalde, restos del polvo que no se barre nunca del aula, el divino esqueleto semidesnudo de la última cagamandurrias de la academia de Fama y, en fin, todos los símbolos multiculturales y multi representativos de esta sociedad hispánica tan feliz y tan contenta por ser la Jauja del Planetucho Tierra.

Oigan, si es por dar ideas democráticas y chiripitifláuticas, esto ha sido sólo un aperitivo…

PD: El "problemón" ni siquiera es original. Lean con deleite y placer nuestro comentario “Meapilas hipócritas y crucifijos en las aulas” parido allá por el 23 de junio de 2006.

lunes, 30 de noviembre de 2009

EL VENDEDOR VENDIDO

-Buenas tardes, señor. ¿Quiere que le informe de algo? ¿Está interesado en algún modelo en concreto? ¿Desea acogerse a la promoción del mes?
-Pues… yo… afuera está lloviendo en plan diluvio universal y he entrado aquí a esperar que escampe. Simplemente estoy curioseando…
-¿Algún televisor de última generación? Precisamente hoy acaban de llegar unos de China a precios súper baratos…
-Ya tengo televisor. Le decía que sólo estaba curioseando…
-Le entiendo, señor, pero a mí me pagan por informar a los clientes para que compren con calidad y buenos precios.
-Sí, ya sé cual es su función pero le decía que simplemente…
-Veo que se le van los ojillos por nuestros monitores de ordenador. ¿Desea que le informe sobre las diferentes marcas y modelos?
-Bueno, ya que estoy aquí, quizás no sea mala idea charlar con usted un ratito y que me aconseje sobre cual es el mejor monitor para mi ordenador. Estoy pensando en cambiar el mío, más antiguo que el baúl de la Piquer.
-También tenemos el baúl ese, por si le interesa…

(Aquel dependiente tan pelmazo trabajaba en unos grandes almacenes de fama internacional. Se notaba que había sido adiestrado muy tenazmente en la caza y captura del cliente. Agarrada su presa –aunque estuviese allí por casualidad- iba a ser difícil salir ileso de la situación. ¿Quién no tiene algo que comprar, anda tras un regalo o se deja llevar por unos minutos de debilidad y se permite un caprichito? El tipo era joven, bien trajeado, agresivo comercialmente aunque muy educado. Yo debía ser su próxima víctima propiciatoria…).

-Olvídese del baúl. ¿Por qué no me informa sobre lo último de lo último en monitores de HD? Quién sabe si me da la ventolera...
-Precisamente ha dado usted con el comercial más adecuado. Puedo informarle con detalle de lo mejor de lo mejor pero, yendo al grano, yo me quedaría con este BOC de alta gama. Tiene 23 pulgadas y ya ve como se ve: de maravilla. Además, tiene un precio muy asequible. Sólo 200 euros, que podrá pagar en 12 cómodos plazos y sin intereses.
-Demasiado barato. Yo buscaría algo de más calidad…
-Bueno, si puede estirarse en el presupuesto yo me inclinaría por este GL de 24 pulgadas donde la nitidez y la calidad de imagen es difícilmente superable. Aunque, si ya prefiere irse a lo más alto de la gama le recomiendo este PH, con él podrá flipar todo lo que quiera. Lo puede poner en vertical, en horizontal y la luminosidad se auto regula con una célula fotoeléctrica que tiene en la webcam. El GL vale 330 euros y éste PH le sale por 430, pero quizás le merezca la pena si usted busca la máxima calidad y el mayor confort para sus ojos…
-Pues no parece mal trasto, oiga… ¿Y también lo puedo pagar a plazos y sin intereses?
-Sí, claro. Es un modelo que se está vendiendo mucho, casi nos lo quitan de las manos porque no hay nada en el mercado que, a ese precio, le supere. Le alabo el gusto por escogerlo. Precisamente yo tengo uno en casa desde la semana pasada y le puedo asegurar que es una gozada navegar por internet o ver las fotos familiares o una película. Una maravilla, señor.

(El tipo era listo, sin duda. O sus jefes le habían preparado a conciencia. Halagaba mi ego, me equiparaba a los mejores clientes y a él mismo y las condiciones de venta eran buenísimas. Pero uno es un comprador bastante tiquismiquis…)

-Me gusta, sí que me gusta… pero quisiera más información técnica. No sé, especificaciones de color, datos sobre el consumo, conocer si cumple la normativa de cero mercurio o halógenos… Ya sabe, esas cosas de las que nadie informa porque no tiene ni idea…
-Ejem…., bueno, eso ya son palabras mayores… Comprenderá que yo no puedo saber las características técnicas de todos los modelos…
-Bueno, usted me ha dicho que era el comercial más adecuado en esto de los monitores…
-Y lo soy, señor, pero yo también tengo mis limitaciones… Los monitores entran por los ojos y los clientes no suelen preguntar esas cosas. Se fían de nuestra palabra y de nuestra información y si no quedan satisfechos, ya sabe, le devolvemos su dinero…
-Ya, pero es que yo soy bastante especial para estas cosas, ¿entiende? Me gusta comprar poco pero a conciencia, sabiendo lo que compro para adaptarlo a mis necesidades y gustos. ¿No tendría algún folleto explicativo emitido por el fabricante y que diga algo sustantivo?
-Qué va, señor. Fabrican tantos modelos diferentes que ya pasan del tema. Quizás en la internet consiga alguna referencia determinada pero no es fácil ni fiable… Me temo que tiene usted que hacer un acto de fe. En esta compra y en otras muchas. Con nosotros tiene la garantía de probar y de devolver…
-Entonces, ¿no puede informarme de más cosas del monitor aparte las que se ven a simple vista?
-Usted lo ha dicho, 24 pulgadas, 3 puertos USB, garantía de un año y un color negro cromado muy bonito…
-Pero al menos podrá decirme el modelo concreto de monitor…
-Ah, eso sí, espere que miremos por la carcasa… Sí, el modelo PT7456mc. Fácil, ¿verdad?
-Sí, veo que los fabricantes no se estrujan mucho el cerebro poniéndole nombres llamativos y recordables a sus aparatos. Igual que fabrican monitores u otros artefactos, podrían fabricar chicles, chupetes o patatas de plástico. Pero, ¿me ha dicho el PT7456mc?
-Creo que sí… ¿Voy preparando la factura?
-Pues va a ser que no, amigo. Ahora que recuerdo este modelo pesa 9,89 kilos, por lo que es demasiado pesado para lo que busco; su resolución en diagonal es de 1920 por 1080 cuando yo quiero un 1920 por 1200 puntos; tiene un brillo de 400 cd/m2 que es de lo mejorcito del mercado pero a precio de oro; su contraste dinámico tiene una ratio de 3000 a 1. Bastante mejorable, oiga. Su tiempo de respuesta de 3 ms no está mal pero busco un 2 ms. Sus altavoces, eso sí, son muy contundentes, con 3 W RMS escalofriantes pero no me interesan, ya tengo unos separados que son la leche. Dispone de conexiones HDMI, VGA y audio IN pero mi ordenador precisa la DVI, que le falta. Como usted decía, puede pivotar y es regulable en altura pero todas estas virguerías le acercan a un consumo de 70 W, demasiado para mi maltrecha economía. ¿Quiere que le informe de algo más, señor?
-Ejem…

(Al pobre comercial se le iba y venía un color detrás de otro. Parecía otro monitor más de la exposición. Aquel cliente que tenía enfrente le había salido respondón…)

-¿Y cómo sabe usted todo eso?
-Amigo mío, porque yo hago lo que ni sus jefes ni ustedes hacen: informarme previamente antes de comprar. Para no comprar a tontas y a locas, para hacerlo con la mejor relación calidad/precio y en aquello que realmente necesito. Siento decirle que cada vez que voy a comprar algo, sea un coche, un colchón, un mueble, un equipo de música, un libro o una medicina, sé mucho más de estos productos que los propios vendedores. Es una de las revoluciones de hoy día, una sociedad de la información donde los que sabemos algo  podemos encontrar la información precisa de casi todo. En internet, en las revistas de consumidores, en los manuales públicos de los laboratorios donde se hacen pruebas comparativas... Como es lógico, nunca me verá comprando en una tienda de los chinos porque en ellas sólo venden mierdas que duran lo que un suspiro pero, sobre todo, soy lo que se llama un consumidor responsable. Por eso mismo compro poco pero a conciencia. Soy el enemigo público número uno de los fabricantes y vendedores. Yo también diría que de los publicistas, a los que tomo por ignorantes, y a los gobiernos, que pretenden que compre y compre para que el PIB y el POB vaya para arriba como si todo consistiese en consumir y consumir. La sociedad del despilfarro, ya sabe… Hubo un tiempo en que las lavadoras, frigoríficos, televisores, coches, etc duraban más de 20 años. Hoy nos venden basura con mucho aparataje pero con fecha de caducidad a cortísimo plazo. Lo mío, simplemente, es una manera tontorrona de enfrentarme a esta forma tan abstrusa y torpe de desarrollo económico. No, no es lo que ZP o un tal ministro Sebastián llaman “economía sostenible”. Simplemente es “economía responsable”. Me cuesta mis dolores de cabeza pero me evito bastantes tomaduras de pelo y timos de la estampita. Ah, parece que ha dejado de llover… Ha sido un placer hablar con usted, señor mío. Muchas gracias y buena suerte…

(Un día de éstos volveré por allí a ver qué otra cosa pretenden venderme como si yo fuese tonto de capirote. Presiento que esta vez va a ser una lavadora…).

miércoles, 25 de noviembre de 2009

LA LIBERTAD DE LOS PERIFÉRICOS



Si hay algo que está cabreando sobremanera al Puñetas respecto al Estado de las Autonomías es que los diferentes gobiernos de éstas siempre salen de rositas en cualquier ocasión o circunstancia. Todos los varapalos de lo que ocurre en el Estado van dirigidos siempre al gobierno central, como si en realidad sólo fuese éste quien corta el bacalao en el país. Los diferentes poderes autonómicos han conseguido la cuadratura del círculo: sólo aparecen en las elecciones y para pedir pasta al Estado. Cuando vienen duras (casi siempre) quienes reciben todos los tortazos y concitan toda la responsabilidad son quienes gobiernan “desde Madrid”. Los más de 4 millones de parados parezca que sólo competen a Zapatero y sus cuates. De esa cantidad un milloncejo de nada son andaluces y alguna cuota debería de corresponderle al gobierno andaluz. Pues no… Para estos asuntos, no existe ni se le espera. El déficit público es galopante pero la responsabilidad exclusiva recae también exclusivamente en el gobierno central como si los señoritos que mangonean en los 17 rincones de Spain no tuviesen nada que ver con el asunto. Así es facilísimo gobernar, oiga.

A crear esta imagen completamente falseada de la realidad contribuyen los medios informativos “nacionales” que, radicados en Madrid, se ocupan sobre todo de la política “nacional” (gobierno central, Parlamento, etc) mientras que sólo se preocupan de la periferia cuando se produce un hecho luctuoso, corrupto o simpático. A su vez, los medios provinciales y autonómicos, al estar más cercanos al poder del terruño, se lo piensan mucho a la hora de linformar críticamente por aquello de que la presencia gubernamental local y autonómica les controla  más de cerca, de manera que el personal (que, además, se informa poco y casi siempre a través de los medios televisivos) acaba por estar en la inopia. Se da así la paradoja de que Periquillo Tuercebotas, ciudadano insigne de este país llamado no se sabe qué, conoce al dedillo los modelitos que cada día luce la vicepresidenta de la Vega/Vogue mientras que no sabe quién demonios le saca los cuartos y le rige su vida más cotidiana, sea en Hacienda, Educación o Sanidad. Periquillo sabe más del personaje Obama que del presidente de su Comunidad Autónoma. Así, ya digo, da gusto gobernar…

Si los dos casos que voy a referir a continuación tuvieran lugar en Madrid, tengan la seguridad de que hasta en las Bahamas se habrían enterado del percal, pero ocurren en la periferia autonómica así que de ellos sólo se han enterado los de siempre: los cuatro gatos que leen habitualmente con lupa al tiempo que se tapan la nariz con los dedos.

Cataluña. Una iniciativa popular quiere prohibir los toros en aquel terruño y, como es lógico, el Parlamento se ha puesto manos a la obra. A 180.000 firmas de gente a la que les da asco los toros, los políticos catalanes no pueden hacerle ascos, valga la redundancia y el cachondeo. Y es que son la mar de demócratas, los tíos. Claro que sólo en aquellos temas que les da la gana, pero eso es lógico pues nadie tira piedras contra su propio tejado, ¿no? Como más o menos la población mayor de edad en Cataluña debe rondar esos 180.000 ciudadanos cabreados con los toros (es que, señores,  les obligan a acudir a los ruedos cada vez que José Tomas torea allí!), de Montilla al último mono que trabaja en el Parlamento se han puesto manos a la prohibición. "Lo único que hace falta es que voten en conciencia y con sentido común, porque las estadísticas ya prueban que ni en Catalunya ni en España hay afición al toreo" –ha manifestado una tontaelhaba, dirigiéndose a los parlamentarios. Los amantes del toreo que se jodan por canallas y asesinos. Al fin y al cabo, la libertad es esto: que los que no aman la del vecino se la impongan con el más sonoro de los recochineos. En el futuro quizás prohíban el circo, el fútbol o el bingo, pero eso sí, siempre haciéndolo en nombre del pueblo, de la libertad y de la democracia, faltaría más. Claro que esto lo pueden hacer porque se trata de un Parlamento periférico y en un lugar que no es Madrid. Si la misma idea se les hubiera ocurrido a los que andan por el centro de la meseta, a estas horas ya habrían salido para el exilio tachados de cavernícolas, déspotas, fascistas y otros bellos adjetivos.

País Vasco.  Ahora no mandan ellos. Se supone, pero actúan igual que si el terruño fuese de su propiedad. El Peneuve acaba de sacar toda su artillería pesada (más bien pelmaza) criticando por tierra, mar y aire el nombramiento del nuevo obispo de San Sebastián. ¿Y qué pinta un partido político metiendo baza en una decisión de la Iglesia, en unos tiempos en que se supone que cada uno anda por su lado autónomamente? Pues está muy claro: todo lo que se mueva en el País Vasco tiene que pasar por el nihil obstat del PNV. Gobierne o no, ande de copichuelas o esté rezando en misa de doce. Se supone que la Iglesia es una institución privada que puede hacer de su capa un sayo en todo aquello que sea de su incumbencia, incluyendo los nombramientos de la jerarquía, pero esa presunción no entra en las obtusas mentes de los jefes y subalternos del PNV, que además de estar en misa quieren también tocar y repicar las campanas. ¿Acaso ellos, en justa reciprocidad, se dejan influir por la Iglesia al confeccionar las listas electorales o sus gobiernos? Esta feroz crítica, en la que el trigo debería estar separado de la paja, demuestra a las claras que al PNV la libertad ajena le importa tres pepinos. A lo mejor es que pensaban que el elegido debería haber sido el Padre Arzalluz, un suponé, y por eso se han cabreado tanto. Ahora, hagan este ejercicio de imaginación: si esta sandez de inmiscuirse en asuntos que no le competen la hubiera hecho en Madrid el Gobierno zapatético o la oposición rajounera, medio país –empezando por los alegres feligreses del PNV- se habría levantado en armas llamándoles de todo…

Total, que no hay nada como vivir en la periferia, alejado de los focos mediáticos, para tener bula y hacer uno –si es gobernante o aspirante- de su capa un sayo. Quiero decir, imponer a los demás sus santos bemoles sin que los cimientos de Papaíto Estado se conmuevan lo más mínimo ya que el susodicho sólo "vive" y "siente" en "Madrid".  Eso sí, todo lo que hacen, coaccionan y prohíben estos libertarios de pacotilla está siempre dentro del más absoluto y escrupuloso respeto a la democracia, la tolerancia, la libertad y patatín patatán. Y, además, lo hacen en nombre del Pueblo y del Padre en el que habitualmente  se ciscan todos los días.     

domingo, 22 de noviembre de 2009

LAS MISERIA DEL CAMPO Y EL CAMPO DE LA MISERIA



Decía un maestro que tuve en la niñez que sobre el sector primario se levantan todas las riquezas. Aquella frase se me quedó bien grabada pese a que por entonces era un rapaz que no se enteraba de nada de lo que sucedía a su alrededor. Muchas veces, conforme fueron creciendo mis huesazos y mi cerebrillo, recordé aquella frase. La prueba evidente de que no andaba muy descaminado aquel profe era que, en cuento podían, los campesinos y labradores se largaban a la ciudad dejando el campo abandonado; que los pescadores dejaban el mar si les salía algún trabajillo en tierra firme, fuese en la construcción o en cualquier pequeña industria; que los ganaderos mandaban al carajo a sus animalitos con tal de pelearse con los animales de dos patas de la ciudad. En fin, que los mineros salían a la luz en cuanto alguien les ofrecía un trabajo menos peligroso y más digno.

Las sociedades más avanzadas han ido disminuyendo su sector primario a lo largo del siglo XX. Muchos profesores cuentistas –nada que ver con aquel de mi niñez- me contaron diversas milongas sobre la pérdida de peso del sector primario: que si la introducción de las máquinas, que si los sectores secundario y terciario son más importantes, que éstos necesitan mucha más mano de obra. Cuentos chinos. La gente ha ido abandonando el campo, la mar, la ganadería y la mina por hartazgo. Asquerosamente hartos de trabajar mucho y de ganar poco, siendo ellos los que obtienen las riquezas de la naturaleza sobre las que luego otros se llevan todas las plusvalías dejándoles a ellos sólo las migajas. Así que, a la menor oportunidad, se largan para vivir mejor, trabajar menos, ganar más dinero. Y lo hacen encantados por dejar de ser los parias sobre los que muchos vivos y listillos (incluso, ladrones) hacen su agosto, septiembre y octubre.

Estos días los agricultores y ganaderos de toda España se han manifestado contra la miserable situación en que se encuentra el campo. Cualquier día toman el relevo los  pescadores y mineros, aunque de éstos ya van quedando muy pocos. Los que se pelean a todas horas con la tierra y el ganado están hasta las narices de que la leche se la paguen a real cuando en el mercado cuesta un potosí; cabreados porque les compran las patatas a precios de los años 60 mientras que se venden luego al consumidor a precio del siglo XXI. Sobre sus anchas espaldas vive una patulea de gente que hace su buen negocio sin arriesgarse a nada, llueva o truene, porque para eso está el agricultor y ganadero: para, en tiempos de bonanza, intentar obtener unas migajas de beneficio y en épocas de crisis (nevadas, lluvias, sequía, crisis económica) comerse los nudillos.

Quizás deberían organizarse, formar cooperativas e ir hacia nuevas maneras de comercializar sus productos, mandando a la porra a tanto intermediario trincón. Sí, es fácil decirlo desde un despacho o desde el calor del hogar de la gran ciudad. Quizás deberían parar en una huelga de brazos caídos (se supone que al menos tendrán algo que comer) y que los demás –para no morirnos de hambre- importemos de fuera los comestibles, vengan las mierdas de China o de las Chimbambas. Quizás cuando los autosatisfechos dirigentes del país vean que esto se hunde todavía más y que nuestros campos se mueren de asco, a lo mejor se les ocurre hacer algo por esta gente y por nosotros. Porque nosotros no somos nadie sin ellos. ¿A dónde coño vamos a ir sin tomates, patatas, huevos, carne, aceite y otras maravillas de la naturaleza que ellos extraen con paciencia y trabajo infinito? ¿Comeremos entonces coches, colonias y televisores? ¿Por qué se conceden multimillonarias ayudas al sector bancario o del automóvil y se deja en la estacada y miseria a estas gentes, mucho más numerosas y más necesarias?

Uno quisiera saber qué política agraria realizan los tropecientos gobiernos y gobiernillos de este país. Qué hacen por evitar que los intermediarios vivan abusiva y parasitariamente a costa de nuestros campesinos y gentes del campo. Qué hacen por regular y controlar los canales comerciales de distribución para evitar que los productos de la tierra sean pagados por los consumidores a precios de escándalo en relación al ridículo precio en que fueron comprados en origen. Uno quisiera saber lo imposible porque se hace más bien poco, es decir, nada. Y a la vista está. Tan a la vista como la poca vista del Ministerio de la Cosa, que este sábado estuvo cerrado a cal y canto para recibir a los agricultores. Ministerio –le llaman- de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. ¡Qué van a saber estos asnalfabetos y asnalbetas del campo si lo llaman “Medio” cuando es “Entero”!


DIARIO ABC (22/11/2009)

jueves, 19 de noviembre de 2009

BIEN ESTÁ LO QUE BIEN ACABA. ¿O NO?


lunes, 16 de noviembre de 2009

LA VIDA ES UN ENLACE CONTINUO



Yo no sé si la vida es un anuncio continuo, como titulaba un articulillo hace pocos días. Lo que sí empiezo a pensar es que es un enlace detrás de otro. Basta meterse en la internet en páginas diversas, leer de aquí y de allá, para llegar a la conclusión que tras una ristra de enlaces podemos saber bastante bien qué es nuestra vida más cercana. Hoy vamos de eso. Siete enlaces, siete, que dan más jugo que una tonelada de naranjas. Y que muestran una vida multicolor donde se mezcla todo lo bueno y malo del humanoide. Ojo al parche, ojo a los enlaces…

* Empezamos por el gorila Hugo Rafael Chávez Frías, presidente de la Repúblicas Bolivariana de Venezuela. Si usted está cansado de escucharle en los telediarios o en Youtube con esas soflamas tan ridículas y cursis de llamada a la selva, lo mejor que puede hacer (evitando intermediarios) es leer lo que presuntamente él mismo escribe, aunque lo más probable es que se lo escriban otros. Aquí tiene un enlace donde el camarada nos da un cursillo acelerado de mayúsculas. El titular es para nota: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”. Ya digo, la llamada de la selva

* Que los gobiernos varios y los políticos múltiples nos tomen a los ciudadanos por gilipollos y gilipollas, pase, entra dentro de su sueldo (y del nuestro el devolverles -al menos- con la misma moneda), pero que un tipo acusado de asesinar a otro, nos salga con estas milongas es para premio: “Me declaré culpable para llamar la atención y para que dejaran en paz a la gente del pueblo. (…) ¿Y para qué? Altruismo, que es una variante de la compasión”. En el siguiente enlace un periodista describe como se merece a semejante botarate: “El Ghandi del Pirineo”.

* A veces Pérez Reverte, en su colaboración vitriólica en XLSemanal, lo borda. Sin más comentarios, pasen y lean…(sobre todo la segunda parte de su artículo).

* Que todavía se invite en los foros internacionales más o menos serios (¿hay alguno? –pregunto) a ese payaso que responde al nombre de Gadafi es algo que no comprendo por mucha diplomacia que le echemos al asunto. Eterno en el poder y eterno en la mentira permanente. Todavía recuerdo su “Libro verde”, publicado en 1973 y que leí allá por las  agonías del franquismo. Allí hablaba del poder del pueblo, del socialismo y de una tercera Teoría Universal. De líder prometedor –en realidad, puro marketing- pronto pasó a payaso oficial del reino. Su última estupidez (¿por qué le consienten todo a este tipo?) la acaba de realizar y decir en Roma hoy mismo. A echar unas risas con el amigo…

* Me da pena decirlo después de usar dos enlaces a este periódico, pero “Público” abusa del sectarismo y de los embustes más de la cuenta. Un ejemplo: en el siguiente enlace habla de “porno-impuestos” refiriéndose a que en Noruega el nivel de impuestos y de renta de cualquier ciudadano ya puede ser consultado en la prensa o internet. Llamar despectivamente “porno-impuestos” a esta medida tan trasparente y democrática (aplicando el mismo nombre a lo que quiere hacer Berlusconi en Italia, subiendo los impuestos a la industria del porno) refleja la desfachatez informativa de Público, al menos en el tratamiento de esta noticia. Más de uno quisiéramos saber las cuentas claras de este grupo informativo bastante opaco y oscuro económicamente hablando. Olvidemos esta minucia centrándonos en el interesante debate planteado por la decisión de este país nórdico.

* Está siendo muy comentada en lugares de alterne y salones de boda la decisión del ministro Sebastián de darse de baja de Greenpeace, de la que era socio desde 1991. Lo extraño es que la organización ecologista no lo hubiera echado antes porque no puede haber mayor contradicción entre lo que viene haciendo y propugnando el amigo y lo que secularmente defiende Greenpace. O sea, que hay noticias que podían haberse evitado si se hubiera actuado a tiempo

* Y acabo con un enlace delirante. Procede de la cachonda Cataluña y su progenitora es la ínclita señora Gelli, consejera de Salud y otras hierbas. La señora es noticia para el periódico psocialista porque “se ha vacunado contra la gripe A para dar ejemplo al personal sanitario”. O sea que el personal de bata blanca que está pringando todos los días en los centros de salud y hospitales parece que se muestra remiso a vacunarse y ella quiere, a modo de mártir, indicarle el camino. También cabe la interpretación de que, como es la jefa, tiene que ser la primera en todo. Pero lo más bonito es cuando afirma sin cortarse un pelo que “me vacuno cada año por un sentido de responsabilidad, porque no quiero propagar virus”.  Entonces, ¿los que no se vacunan son unos irresponsables? ¿Es que pretende vender la burra de que ella corre el mismo riesgo que cualquier sanitario que está a pie de enfermo?

Burla burlando llegamos al final. Sí, la vida es una sucesión casi interminable de enlaces y a ti te encontré en la internet… 

miércoles, 11 de noviembre de 2009

RTVE: AQUÍ HAY TRAMPA...



En el día de hoy don Zapatero y don Rajoy se han juntado para decidir a quién iban a poner al frente de RTVE, lo único suficientemente importante para merecer charlar unos minutos y llegar a un acuerdo. Luego, el Parlamento votará ciegamente lo que han pactado los dos líderes políticos mayoritarios y aquí paz y después gloria: tenemos una democracia envidia de todas las naciones y tal y cual, Pascual. Lo que ha llamado mucho la atención del paisanaje es a quien han elegido para echarle el marrón, viendo el panorama que espera a la telele pública de todos los españoles (lo digo, ojo, por los impuestos que pagamos para su funcionamiento, no porque nos pertenezca o nos haga caso en algo): un señor de 81 años que ha pasado en su larga vida por todas las tostadas políticas y que debe estar preparadísimo para llevar adelante la nueva empresa de RTVE donde ya no va a entrar un duro por publicidad. Si la persona de consenso ha sido el señor Oliart, válgame dios qué poco consenso tienen don Zapa y don Rajo que han tenido que remontarse a la transición política de la UCD para encontrar alguien que les gustara mutuamente.

Muchos van a poner el grito en el cielo por encargar a señor de tan elevada edad la dirección de una de las empresas más grandes de este país. Quizás no caigan en la cuenta que quizás se trata de cargarse la tele pública que da caquita audiovisual a TODOS los españoles, en cuyo caso a lo mejor han elegido a la persona más adecuada. Total, en un país repartido en 17 trocitos donde cada cual se lame las heridas como puede y donde la fuerza centrífuga ya supera claramente a la centrípeta, es lógico que el interés de los cabezas de huevo que mangonean o aspiran a mangonear el solar entero en forma de puzzle consideren absurda y obsoleta una telele pública que se dedica a proyectar programas idénticos para todos los españolitos, vivan en donde vivan. Algunos hablan ya claramente de que el señor Oliart llega para privatizar el famoso ente. Eso sí, a nadie se le ha ocurrido tener las mismas intenciones con las telecacas autonómicas y es que a más de uno se le empieza a ver el plumero demasiado descaradamente: la Cuatro y la Sexta para mí, Antena 3 e Intereconomía para ti, la TV3 es de mi propiedad, pues el Canal Sur ni tocarla, oiga, que es mía… El pastel telecaquil está perfectamente repartido y a la tele de todo el Estado sólo le queda la privatización o hundirla en el ostracismo para que el negocio de los amigachos de don Zapa y don Rajo sea cojonudo al tiempo que nos cuentan la realidad de acuerdo al color del cristal con que ellos miran. (En cuestión de desinformar es que son unos expertos: cuentan sólo lo que les interesa y ocultan lo que no les gusta).

Aquí el señor Oliart puede ser simplemente un futuro títere y por eso le molesta al Puñetas que un señor tan bregado como él, y a su edad, sea capaz de pasar por ciertas cosas. Y si no, al tiempo. Precisamente cuando RTVE ha sufrido en los últimos años una depuración (disfrazada de prejubilación) de trabajadores que estaban en la flor de la vida creativa –con 50 y pocos años- y muchos con una trayectoria profesional muy exitosa, echados de la cadena por “viejos”, ahora nos colocan para dirigir el invento a un señor octogenario. ¡Manda huevos de gallina, de avestruz y hasta de dinosaurio! Lo que no vale para la tropa y los de a pie es muy válido para el jefe. ¡Así entienden algunos el ejercicio del poder, la ya consabida ley del embudo!

-¡Cómo, Puñetas!, ¿defendiendo ahora a la televisión española?
-Sí, camarada. No está de más el hacerlo cuando le van a dar la patada precisamente por eso, por ser de todos. Siempre preferiré esta telecaca a las demás porque la considero más mía que el resto. Porque me hacen pagarla y porque es de todos los ciudadanos, independientemente del cortijo o pieza del puzzle donde vivan. De todas formas, le garantizo que –sea cual sea su porvenir- seguiré sin verla habitualmente, como hago con todas las demás. Siempre he preferido comerme yo mismo el coco a que me lo coman. Por fortuna existe internet y permite, teniendo algunas ideas claras, viajar por todo el mundo del entretenimiento, de las noticias y de la cultura de masas eligiendo uno mismo el lugar, el discurso, el tiempo y el para qué. Sí, cada vez más se está convirtiendo internet en un negocio y en una cloaca pero su inmensidad garantiza más libertad, diversidad y pluralismo que lo que ofrecen los medios tradicionales, tan cateturrios, tan reducidos al terruño, tan circunscritos a una ideología y a un carné determinado.  A mí que me dejen de coñas pues me ahogo entre cuatro paredes…

Deseamos a don Oliart que le vaya bien en su nueva empresa, seguros como estamos de que al menos no dirá ni cometerá las tonterías que suelen acompañar a ejecutivillos más jóvenes, creídos de que porque son amigos del politicastro de turno se han convertido en unos genios de la gestión y la modernidad. Con un poco de suerte, je, je, don Alberto hasta repone algunos programas de la transición que le dan mil vueltas a muchas de las paridas que han venido luego. ¿Qué tal si repone “La Clave”, donde se podía hablar largo y tendido, y tira a la basura esos “59 segundos” donde no hay tiempo (ni ganas) de construir dos frases seguidas?

En cuanto a ZP y MR, sería deseable que se pusiesen de acuerdo en cosas más importantes que el nombramiento de un alto ejecutivo de una televisión a la que ambos tienen ganas de perder de vista. Claro que, pensándolo bien, posiblemente es por esto por lo que han llegado a un acuerdo. Lo que ya no sirve (en tiempos de la internet y la tdt) mejor ir desguazándolo, siguiendo los planes ya previstos e iniciados.

domingo, 8 de noviembre de 2009

LA VIDA ES UN ANUNCIO CONTINUO


¡Qué más quisieran muchos que la vida fuese un anuncio! La vida, afortunada o desgraciadamente, no es tan cursi, mema, gilipollesca, edulcorada, propagandística y embustera como los anuncios que los sabuesos de todas las mentiras hacen desfilar ante nuestros ojos, casi siempre con un claro objetivo: engañarnos. O tomarnos por idiotas, que viene a ser lo mismo, para que compremos a ciegas, lo que sea y como sea.

Gracias a los descacharrantes anuncios, las vampíricas instituciones financieras (bancos y cajas) se convierten en altruistas oenegés a favor de los desvalidos y pobres de solemnidad; las grandes multinacionales de la energía, en idílicas empresas que convierten en lindas florecillas todo lo que mangonean de la Naturaleza; las telemierdas, en canales de cultura democrática en donde se forjan los genios de hoy y del mañana; las instituciones públicas más señeras (empezando por el “Gobierno de  España”) en entes cercanos al ciudadano, preocupadísimos por su salud, higiene y confort material; en fin, los coches no son cuatro latas si no la esencia del placer o la aventura y las colonias (no veas la que nos espera cuando se vaya acercando la navidad) dejan de ser agua mezclada con un poco de química olorosa para convertirse en experimentos de sensualidad que nos llevarán al éxtasis.

Sí, hay que reconocer que –audiovisualmente hablando- la mayor parte de los anuncios están muy bien logrados y cumplen su objetivo: engatusar al espectador, lector y oyente, haciéndole creer que en vez de un embuste le están contando una escena de las mil y una noches. ING titula un anuncio: “Esto es ahorrar”. Se refiere a que durante los 4 primeros meses abona unos intereses TAE del 3 % en su cuenta naranja, que no admite ni recibos domiciliados. ¡Qué bajo ha caído la palabra “ahorrar”! Y eso que esta gente es una de las que da unas cuantas migajas a quienes les ceden sus dinerinis. ¿Cómo deberíamos llamar a lo que hacen otros bancos o cajas, tan rácanas que a sus depositantes les cobran más de lo que les dan? La Caixa propaga ahora un anuncio la mar de bonico: “Creemos en ti”.  Está vendiendo unos microcréditos familiares fantásticos. Los anuncios no dicen a qué precio, pero eso es de lo de menos: la Caixa cree en nosotros, o sea, cree que ella es de fiar. Y para demostrarlo, afirma muy ufana que “más de 50.000 proyectos, sueños e ilusiones ya se han hecho realidad”. Jodé, si es que hasta dan ganas de llorar viendo el anuncio… Si es que parece que nos hable la mismísima Madre Calcuta o el padre Ferrer…

Sigamos con otras perlas. “La belleza no tiene precio pero puedes llevártela desde 19 €”. Nunca estuvo tan barata la cirugía estética para volverse uno guapo, piensa el lector al ver el anuncio. Pero, maldita sea, lo que se ve es un móvil de Telefónica. ¿La belleza representada por un móvil, capullos? ¡Iros a freír espárragos! Pero sigamos con los móviles. Orange anuncia a toda plana una bicoca: “Presume de tarifa… no de móvil: toda una tarifa plana por sólo 9 euros al mes”. La boca se le hace agua al lector. ¡No es posible! Cuando deja la letra gigante y se va a la pequeña (que hay que ver con una lupa),  los señores de Orange escriben que “Válido para nuevos clientes”, “Cuota de alta 17,40 €”. “Compromiso de permanencia 12 meses”. Lo mejor viene ahora: la tarifa plana va desde las 18 h a las 8 de la mañana. Pero todavía hay más desfachateces: se fija un límite de llamadas en 300 minutos al mes (o sea, diez minutillos al día) y en el resto de horario se colocan unos precios de robo a mano armada: 10,44 céntimos el minuto y 17,40 céntimos el establecimiento de llamada. En sólo un minuto de charla ya te han cobrado 50 de las antiguas pesetas. El tiempo, gracias a estos genios de las telecos, ya se puede decir que es ORO. ¿Y a todas estas restricciones y condiciones tienen los de Orange la caradura de llamarle “tarifa plana”? Tras el dolor de cabeza por leer letra tan pequeña, el Puñetas manda a la mierda (para qué vamos a usar eufemismos) a Orange y a quienes se cachondean del sufrido consumidor.



En fin, que ejemplos para desmitificar la publicidad y los anuncios que nos bombardean a todas horas por tierra, mar y aire, hay en cantidades industriales pero tranquilos, beibis, que para eso está el “Gobierno de España”, para protegeros de los troleros y trileros, para defenderos de los que quieren haceros papilla el cerebro y el bolsillo. Para ello, Don Zapatero y sus cuates se han sacado de la manga una Ley General Audiovisual que va a terminar con todas estas historias e histerias. Todavía está en trámite parlamentario pero saldrá adelante gracias al partido y a unos cuantos partidillos pesebreros arrimados al poder de turno (excepto cuando hay elecciones, en que todos se distancian por razones obvias). “Con el nuevo texto en la mano se podrían emitir hasta 29 minutos de distintas formas de comunicación comercial a la hora, cuando la norma de Bruselas impone 12 como máximo”.  Ya podemos contestar a la exclamación con que comenzábamos este panfletillo y, de paso, al título del mismo: para el Gobierno zapateril la vida es un anuncio continuo. Menos mal que uno de los objetivos de esta Ley era regular el “exceso” de publicidad que había. La han duplicado. Quiero pensar que se han equivocado en los números y en vez de darle a la tecla de dividir de  la calculadora le han dado a la de multiplicar y como luego no leen lo que escriben… Angelicos.

La realidad es que “hasta los anunciantes se quejan del exceso de publicidad porque los anuncios pierden eficacia”. No está mal la argumentación… Quiero decir que, como este gobierno vela por sus ciudadanos con un cariño de madre, quizás todo sea una sibilina estrategia para conseguir lo que muchos queremos: que el lavado de cerebro de los anuncios pierda efectividad. Y para ello, qué mejor que elevar su emisión hasta la enésima potencia. Dios, ya se sabe, aparentemente legisla con renglones torcidos. Por cierto que, ya de paso, la citada Ley “prohíbe la emisión en abierto de contenidos pornográficos o violencia gratuita” y considera ilegal "toda publicidad que no transmita una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de mujeres y hombres". Si esto es verdad, el Puñetas quedará muy contento porque por fin se podrá acabar con las telecacas. Como comprenderá, lector, nada de esto pasará porque la ley –como tantas otras- sólo será cumplida parcialmente (en lo que interese a quienes tienen la sartén-ley por el mango). O sea, que seguramente estamos ante una nueva ley-anuncio. Lo propio de un gobierno-anuncio en un país-anuncio formado por empresas-anuncio y ciudadanos-anuncio. Sí, queridos cuates, para algunos la vida es un anuncio continuo… Quiero decir: una propaganda y mentira detrás de otra. 

miércoles, 4 de noviembre de 2009

NO IRÉ A VOTAR



A veces, para leer bellas o críticas palabras en la prensa, no hace falta irse a las columnas de sus periodistas afamados. En ocasiones basta con una sencilla carta enviada por un humilde lector. Confieso mi querencia por la sección “Cartas de los lectores”, tan minusvalorada y empequeñecida en la prensa escrita. Por eso, cartas como la que he escogido en esta ocasión, ponen sobre el tapete la necesidad de que los periódicos –sea en su versión de papel o en la de internet- den algo más de cancha a quienes les dan sustento: sus lectores.

Lo que aquí se escribe, rebuscando, se encontrará esparcido en estas Paridas desde su inicio, pero no es por esto –por la coincidencia de criterio- por lo que he seleccionado esta carta-escrito. Es porque no suele ser habitual que un medio ampliamente conocido dé cobijo a ideas tan críticas. Seguramente,  a los responsables de La Vanguardia,  se la han colado sin darse cuenta. En todo caso, es importante el debate y el contraste de opiniones. No acudir a votar (y más con la que está cayendo) es una opción nada desdeñable. Por lo menos igual que la de los que votan con la nariz tapada, los que votan siempre a los mismos (hagan lo que hagan) o los que cambian su voto en función de un análisis serio y responsable. “El voto en blanco favorece a los grandes partidos”. “No ir a votar es cobardía y pasotismo”. “Aunque voten pocos, los políticos harían lo mismo”. “Siempre se contabiliza el SI por poco que sea”. “No caigamos en el error de pensar que todo se lo soluciona con ir o no a votar”. “Si no haces política, te la hacen”. “La abstención no es lo que más daño les hace porque se reparten los votos en porcentaje”. 

Son opiniones y comentarios a la lectura de la carta que he encontrado en la edición digital de La Vanguardia. Tras la desintoxicación del día anterior no viene mal un pequeño tiempo para la reflexión y la polémica. Y sin más preámbulos, vamos al texto escrito por un señor que responde al apellido de Caralps. Aunque en él se trasluce una dura crítica a los gobernantes de Cataluña (que parecían ungidos por la mano del señor hasta que les han empezado a pillar en pelotas), su contenido es perfectamente extrapolable a la realidad de toda Spain. Léala y piense al respecto lo que le dé la gana, pero piense…
“Hace algunos meses en este diario, en una Sabatina Intempestiva,decía Gregorio Morán, con toda la razón, que en este país la gente, en general, al emitir su voto lo hacía en contra de alguien y no a favor de. Cuando el descontento, la sensación de tomadura de pelo y la desconfianza llegan incluso al voto en contra, la opción de votar en blanco es un engaño, pues con ello favorecemos indirectamente a la lista más votada y el voto de castigo se convierte en voto beneficioso para una opción que no es la nuestra.

Cuando la corrupción política es el pan nuestro de cada día; cuando la mayoría de las discusiones en los parlamentos están protagonizadas por la descalificación, el insulto, y, sobre todo, por una falta de sintonía con los problemas de la ciudadanía; cuando la burocracia y la dictadura que se ejerce desde la dirección de los partidos políticos eliminan todo vestigio de democracia interna y la famosa frase de Alfonso Guerra "el que se mueve no sale en la foto" es la regla que impera en todas las formaciones; cuando vemos que nuestro voto es utilizado para dar la victoria electoral a alguien que no entraba en nuestros cálculos, simplemente porque las alianzas sirven para mantener u obtener cotas de poder despreciando la opción del votante; mientras no tengamos un sistema de listas abiertas donde yo pueda escoger con mi voto al representante de mi distrito electoral, que este me dé explicaciones periódicas de cómo intenta hacer realidad sus promesas electorales, y si es necesario vote en contra del dictado general de su partido por su compromiso con aquellos que le han escogido a él y no a otro y los partidos dejen de ser un reino de taifas donde el secretario general o el comité federal regale escaños a sus allegados, y no a los más calificados; mientras la más mínima duda sobre su honestidad no haga dimitir inmediatamente al funcionario público; mientras fundaciones afines a partidos políticos reciban sustanciosas aportaciones de asociaciones culturales financiadas por la generosidad de algunos mecenas y por dinero público, es decir de todos nosotros; mientras los políticos se llenan la boca de modificar o abolir el impuesto de sucesiones en Catalunya, ahora, a las puertas de unas elecciones con el único fin de captar votos y no de satisfacer un derecho legítimo de los ciudadanos; mientras en época de crisis los gobernantes de este país se llenan la boca de austeridad y al mismo tiempo se gastan más de treinta millones de euros en informes sin ningún valor, dilapidando los ingresos que se obtienen mediante una presión fiscal cada vez más alta, y la responsabilidad se diluye en comisiones y subcomisiones de investigación sin que al final haya ningún responsable; mientras sigamos en un país que parece el paraíso del trapisondismo y muchos políticos, cuando no se descalifican entre sí, se llenen la boca de democracia, decencia y libertad sin practicar ninguna de estas virtudes, yo no iré a votar”.

MULTAR... POR NO LLORAR

domingo, 1 de noviembre de 2009

HOY TOCA DESINTOXICARSE

Pues sí, amigo lector o lectora. Tras algunas de las últimas entradas paridescas (“Los chorizos salen a la calle”, “Embusteros”, “¡Vaya circo!” o “El sablazo”), hoy toca sonreír un poco pues estos desgraciaos que nos dirigen, lideran y crucifican no podrán arrebatarnos una de las cosas más preciadas que tenemos: el buen humor. Así que hoy vamos con unas cuantas frases ingeniosas y humorísticas para aliviarnos un poco de tantas calamidades. Las definiciones las encontré hace tiempo en diversos sitios de internet, de los que no guardo referencias.

AMOR: Palabra de cuatro letras, dos consonantes, dos vocales y dos idiotas.
 
APOLÍTICO-CA: Califica a dos tipos de personas; los ingenuos y los cínicos. Los ingenuos aún no se han percatado de que no tener una posición política es en sí una posición política. Los cínicos disimulan su posición política bajo un manto supuestamente ajeno a la política.
 
BUSTO: Estatua de un hombre sin manos, o parte de las mujeres donde están las manos del hombre.

CÁRCEL: Lugar donde se encierra a los delincuentes fracasados.
 
CORRUPCIÓN: El deporte nacional.
 
ENAMORADO: Persona que, si sufre, es porque quiere.

EXPERTO: Persona que evita errores pequeños para pasar con rapidez a los grandes errores.

GOBIERNO: Autoridad que manda por decisión popular, siguiendo las instrucciones de las multinacionales, los grandes industriales, los operadores de bolsa y alguna que otra mafia.

HOMBRE: Ser masculino que durante sus primeros nueve meses de vida quiere salir de un lugar al que intenta entrar el resto de su vida.

IDIOTEZ: Enfermedad extraordinaria pues no es el enfermo quien sufre por ella sino todos los demás.
 
IMBECILIDAD: Cualidad intelectual que atribuimos a quienes están en desacuerdo con nosotros.
 
NIÑO: Inocencia que espera con impaciencia dejar de serlo.

POLÍTICA: Conflicto de intereses disfrazado de lucha de principios.

REBELDE: Dícese de quien todavía no ha conseguido salirse con la suya.

SABIO: Persona que duda de lo que los demás creen saber perfectamente bien.

SUPERMODELOS: Evidencia de que todos los demás estamos mal hechos.

TRABAJO EN EQUIPO: Posibilidad de echarle la culpa a otros.

miércoles, 28 de octubre de 2009

LOS CHORIZOS SALEN A LA CALLE



Algunos se están cayendo ahora del guindo tras comprobar que todos los días laborables y festivos hay un político o alguien famosuelo que pasa por los juzgados para aclarar un trinque o ir directamente al calabozo. Siempre ha habido ingenuos y palmeros incapaces de oler el hedor y la basura, no por disponer de una nariz sin nervio olfativo si no  -simplemente- por usar demasiada colonia y perfumes para distraer la realidad a conveniencia. En cambio, aquí seremos lo que seamos, pero tenemos unas napias la mar de despejadas así que no sólo no nos pillan de sorpresa los casos de corrupción que se vienen detectando en estos tiempos de crisis (cuando hay bonanza el personal anda demasiado atareado comiendo a dos carrillos como para que haya denuncias, venganzas y resentimientos) si no que afirmamos con un par de bemoles que los ha habido a miles, que el corrupto iceberg sólo muestra la puntita y que en cuanto pasen estos fríos económicos volveremos de nuevo al oasis, al jacuzzi, a la sauna y a la langosta. Incluso afirmamos que los trincones y mamones no actúan solos. Detrás suelen tener gente más importante que nunca les olvida por la cuenta que les trae, de modo que pasadas las primeras y escandalosas portadas, todo vuelve a la calma y al olvido, sepultado bajo miles y miles de legajos según marca el ritual al uso.

Unos pocos se creían que en Cataluña estaban vacunados contra las corruptelas. También con ellas se “hace país”, por eso todos estaban calladitos como muertos –desde los periódicos hasta los políticos pasando por los socios del Barça- hasta que un juez estrella de Madrid ha empezado a tirar de la manta, sabe dios porqué. Cuando los países son muy pequeñitos, las castas dirigentes forman una familia de amigos y compadres que se conocen, ayudan y tapan los unos a los otros. Lo mismo sucede en el País Vasco, donde no suelen abundar los casos de corrupción salvo en relación al terrorismo etarra, pero no es porque allí no haya políticos y empresarios trincones si no porque hay otras prioridades más importantes: salvar el pellejo o usar el terror como elemento de distracción. En el resto de los cortijos y cortijillos  del gran desmadre nacional –en los que la falta de una ideología identitaria impide el cómplice silencio del resto de la oligarquía mandante y mangante- los casos que salen a la luz suelen ser más numerosos. Son lugares donde –acostumbrados a niveles de vida más elementales- la tentación de coger el dinero y salir corriendo (oportunidades así no se presentarán muchas veces) hace más fácil el pillar a un alcalde pueblerino con las manos en la masa. Hasta para trincar hace falta tener estilo, clase, formación y cierto nivel de vida… 

Tenemos lo que nos merecemos. La corrupción abunda donde hay abuso de poder y dinero público abundante (después no quedan ni las raspas, que en esas estamos); donde la política está en manos de una secta llena de vivales y tramposos que toman al personal de a pie por imbécil; donde muchos currantes tienen que hacer trampas para malvivir y se les alienta y consiente para así tenerlos en el abrevadero mientras interese; donde las grandes empresas y entidades financieras se enriquecen mediante el “robo” legalizado al ciudadano y donde la justicia anda en plan tercermundista. Encima la historia pesa mucho y en Spain va de siglos la de gobiernos y dirigentes en plan arrebatacapas. Mas, tranquilos, que las aguas volverán pronto a su nivel habitual. Los ilustrados y des-ilustrados del trinque no son tan idiotas como para suicidarse los unos frente a los otros. Sencillamente, son tiempos de supervivencia en la miseria o en la falta de ingentes beneficios y hay que dar algunos avisos a los chorizos de medio pelo para que los malandrines de alto copete inviertan en más medidas de seguridad. En tiempos de crisis, ya se sabe, abundan los amantes de la envidia y el despecho y, cuando se ven abocados a la intemperie, algunos tienen la pésima manía de tirar un poco de la manta. Como dice la ministra Salgado, en 2010 volveremos a sonreír dejando atrás todo lo malo. Con la bonanza por venir pronto nos olvidaremos de los trincones. Y hasta la próxima crisis…       

domingo, 25 de octubre de 2009

EL ORDENADOR COMO FETICHE



Era por mayo cuando a don Zapatero se le ocurrió otra de sus brillantes ideas. Una noche debió de soñar que el pésimo rendimiento del sistema educativo de Spain se solucionaría introduciendo más ordenadores en las aulas y en las casas de las familias. Y dado que corrían buenos tiempos (¿?) para aumentar los gastos del Estado, pensó que la chavalería de 5º de Primaria a 2º de ESO podría tener su propio ordenador portátil. ¡Seríamos el primer país del mundo mundial donde los críos de 10-11 años tendrían cada uno un ordenata! Y, encima, gratis total. Así lo anunció en el Congreso de los Diputados y tras las pertinentes reuniones con las 17 comunidades autónomas, ya estamos en disposición de afirmar que –como siempre- cada una hará lo que le salga del níspero. La escuela “TIC 2.0” empieza en plan desmadre.

Andalucía ya ha comenzado a repartir ultraportátiles a los docentes y en enero se los dará a los alumnos no sólo para las aulas si no para que se los lleven a casa, incluso en vacaciones. Con un par. En el País Vasco parece que harán lo mismo pero pidiendo antes una fianza por si el cacharro lo estropean manos tan inexpertas. Cataluña los dará en la ESO (luego dicen que lo de ser “agarraos” es un mito). En la Rioja sólo los tendrán los Centros que presenten un plan. En Aragón ya se habían adelantado al plan con los Tablet PC, así que adivina tú qué demonios harán ahora. Otras comunidades todavía están discutiendo con el Ministerio o jugando al ratón y al gato. En fin, que cada una va a hacer lo que le dé gana siguiendo el sabio principio de “en mi casa mando yo”. Lo que uno no entiende es qué pinta a estas alturas de la película el Ministerio de Educación. Podrían suprimirlo perfectamente. Incluso podría suprimirse el Gobierno Central y muchos ni se darían cuenta excepto porque las televisiones –situadas en Madrid- no sabrían de qué informar.

En Andalucía, donde los alegres chicos/as de la Junta siempre están a la vanguardia –aunque casi siempre sea para no ir a ninguna parte- ya han hecho el negocio de la compra de los portátiles que es lo primero –el negocio, me refiero- y casi lo único que les interesa a los políticos. Y es que ya se sabe que en las recalificaciones de terrenos, adjudicaciones de obras y compras centralizadas de material es donde se hacen los buenos negocios. Todo muy legal, por supuesto, aunque escasamente transparente. Comprados los mini equipos (de pantalla de 10 pulgadas, con descuento para la visita al oculista por si los ojos empiezan a volverse miopes), los jerifaltes y técnicos de la Junta no tienen ni idea de qué hacer con los equipos, salvo dárselos a los críos. Esta afirmación no me la acabo de inventar si no que ha sido constatada por un elevado número de profesores que han sido llamados a Sevilla para ver si aportan alguna idea aprovechable. La primera duda es si un USB de 4 gigas con un popurrí de páginas web escogidas al buen tuntún –y al que llaman, en plan cursi, “mochila digital”- debería darse o no a los alumnos. Le podrían trasladar la pregunta a ZP pero mucho me temo que al camarada ya se le ha olvidado para qué quería tantos ordenadores en manos de los tiernos infantes e infantas.

¿Y para qué sirve tanto ordenador en el aula si a los profesores no se les forma convenientemente? ¿Basta un cursillín de doce horas para convertir al docente en un homo tecnológicus? ¿Dónde están esos especialistas encargados de formar a los profesores? ¿Hablamos de informática o de pedagogía a través de la informática? ¿Educa la tecnología? ¿Y qué pasará con el mantenimiento de los equipos, fundamental para que cumplan su cometido previsible? ¿Están preparados los colegios –y el país- para tener una red de internet moderna y medianamente rápida, capaz de absorber y dar respuesta a esta masificación de cacharros y a su demanda de banda ancha? Uf, las preguntas se agolpan y las respuestas, tururú. ¿Qué puede hacer un colegio con un mega de conexión a internet y al menos cien ordenadores portátiles conectados al mismo tiempo, como es norma habitual en muchos lugares? ¿No estaremos desaprovechando estos AVES informáticos al colocarlos sobre vías –la cara y estrecha internet que nos ofrecen las telecos- que son de los tiempos del ferrocarril a vapor? ¿Y qué va a pasar en las casas con el regalito de Zapatero? ¿Podrá usarlo la mami para bajarse el último disco de Bisbal? ¿Podrá el papi tenerlo para jugar on line con la peña de amigos de la oficina o el taller? Uf, cuantas preguntas y qué pocas respuestas…

La verdad más verdadera es que el deficiente sistema educativo que tenemos en este país de las mil y una autonomías es un reflejo del pobre papel social que tiene la cultura, el saber, la inteligencia, el buen trabajo y el sentido común. Nunca ha destacado España por ser un país donde se concediera –de hecho, no de boquilla- una relevancia suprema a la educación de sus nuevas y viejas generaciones. De hecho siempre hemos sido un país muy mal educado, tanto en el sentido intelectual-manual como en el de la urbanidad. Pese a las trolas que en la tierna democracia que tenemos nos han contado los sucesivos gobernantes, los gastos en educación siguen estando muy por debajo de la media europea y –lo que es peor- cualquier cosa que huela a tinta impresa, libro, saber o cultura, tira para atrás. No en balde somos uno de los países europeos con menor número de bibliotecas, premios Nobel, investigadores, patentes, etc aunque, a cambio, disponemos del mayor número de bares y garitos por habitante. (¡Menuda visión del ocio enriquecedor!). Ahora les ha dado por convertir a una herramienta más de las que puede ayudar a mejorar los aprendizajes –el ordenador- en un fetiche sin el cual parece que un profesor medianamente cualificado es incapaz de provocar aprendizaje en sus habitualmente desatentos alumnos.  Aprovechando el lado oscuro del negocio, están convirtiendo en fetiche lo que no deja de ser una posibilidad técnica más para que el sistema educativo no naufrague. Ningún  medio técnico logrará desasnar a las jóvenes generaciones si antes no se desasna a la sociedad que está fuera de las aulas, empezando por la política, la economía, las malas costumbres, los pésimos horarios, la descomposición del lenguaje, la estupidez televisiva y el pensar que –como dicen los de la Junta andaluza en su folletín para mediopensionistas- hay “un impulso innato de aprender por parte del alumnado”. ¿Habrán pisado estos ceporros un aula?

Vengan ordenadores y fuera pizarrones de tiza. Modernicemos digitalmente nuestros centros educativos y consigamos que los miles y miles de profesores se hagan devotos del ratón y la interné. ¿Nos apostamos algo a que seguiremos tan cenutrios como siempre si no cambiamos otras variables de la superestructura mucho más determinantes? Y es que, repitámoslo una vez más, el problema de las aulas está localizado básicamente  “fuera de ellas”. Vamos, que no es sólo cuestión de didáctica, de planes de estudios y de proyectos de Centro. Estando en la izquierda política el camarada ZP, algo debería saber de esto, salvo que su posicionamiento ideológico sea –como en tantas otras cosas- otro brindis al sol.  

miércoles, 21 de octubre de 2009

EL PIRATILLA SECUESTRADO



(Cualquier parecido con la realidad puede ser mera coincidencia; no obstante, cualquier coincidencia puede ser considerada posible realidad. O algo así).

Había una vez un país situado en la Cochinchina donde mandaban los piratas. En sus aguas o cerca de ellas había muchos atunes y otros peces de buen comer, a cuya miel acudían barcos de medio mundo. Los piratas secuestraban de vez en cuando alguno y, con mejor o peor suerte, se iba sacando su botín para ir tirando mal que bien.

Un día un pesquero de un país de países fue apresado. En unos días se acercó a ver lo que le pasaba un buque militar compatriota. En un rifirrafe, los militares capturaron a dos piratas cuando éstos se aprestaban a irse del pesquero, no se sabe bien porqué. El caso es que ambos dos fueron capturados y llevados al buque, donde por fin pudieron comer caliente y pasar unos momentos de gloria.

Más hete aquí que un famoso juez del país de países quiso hacerse aún más famoso y pidió que ambos piratas fuesen enviados a la metrópoli porque quería verles el careto y mandarlos para la trena, a pesar de que sus compis seguían atrincherados en el pesquero y poniendo muy mala cara a la tripulación de marineros, a los que amenazaron con cortar el cuello si les pasaba algo a los dos compinches apresados.

La razón de la justicia se impuso y en un par de días los dos piratas fueron llevados al lugar donde indicó el juez. Mire, vuesa merced, le dijeron los de la pata de palo metafórica, que nosotros estábamos hospedados en aguas internacionales en uno de sus buques de guerra y que al venir en contra de nuestra voluntad se puede decir que hemos sido secuestrados. Y eso, señor juez, es algo muy feo para gente tan demócrata como ustedes.

Mientras que los días pasaban en alta mar sin tener conocimiento alguno del devenir del secuestro del pesquero, en la metrópoli se armó un cacao fenomenal con la edad de uno de los piratas, al que tras someterle a más chequeos médicos que a un ciudadano millonario, se le calificó de menor de 18 añetes, con lo que de acuerdo con las leyes  metropolitanas, tenía que ser puesto de patitas en la calle al considerarlo incapaz de hacer trastada alguna. Os va a caer un puro, replicó el ahora piratilla de 17 años. No sólo me secuestráis en aguas de mi país si no que ahora me calificáis de vulgar mequetrefe aniñado. Y encima irresponsable. ¡Yo soy un hombre hecho, derecho y de pelo en pecho! Exijo una indemnización y la vuelta a mi país con un cheque bajo el brazo de un millón de ricos euros.

EL juez famoso ya se había quitado de en medio y ahora otros compis y muchos abogados y políticos discutían qué demonios hacer con el piratilla, el cual ya había costado al erario público un potosí entre chequeos médicos, tres comidas por día, ropa nueva comprada en el Corte Inglés y otras bagatelas, incluidos varios habanos procedentes directamente de Cuba. Tras otras pruebas médicas el piratilla volvió a ser declarado piratón pues sus huesos parecían dotados de la mayoría de edad. En estas monsergas, ires y venires, nadie tenía ni pajolera idea de qué pasaba con la tripulación del pesquero pues no había noticia alguna de su estado.

-Piiiiiiii….

(Señoras y señores, rogamos perdonen esta interrupción producida a las 23 horas 45 minutos del día 21 de octubre de 2009. Estén atentos a su pantalla pues en los próximos días, meses o años, se supone que esta bella historia tendrá un final, esperemos que feliz para los marineros y para el piratilla piratón al que su paso por la cárcel y centros de asistencia habrá convencido que dónde mejor que vivir en ese país de países donde a uno le miran y remiran la salud física hasta en el velo del paladar. Y gratis total. Sería imperdonable renegar de Jauja…).